Cayo Santa María

Día 8: PLAYA LAS GAVIOTAS EN CAYO SANTA MARÍA

Tras haber pasado la noche en el Hotel Brisas del Mar , donde no aceptaban mascotas, nos vino a recoger Jimmy, nuestro taxista,  y antes de visitar el Cayo nos dirigimos al Hostal el Marino  para desayunar y tratar con su dueño Osmani el tema del alojamiento para las próximas 2 noches en Caibarien (leer aquí el post de Nicho y Trinidad donde explicamos que perdimos el alojamiento por no avisar con antelación).

Caibarién es un pueblo con tradición de pesca, y el Hostal el Marino está pegado al mar, por lo que el desayuno con aires de brisa fresca frente al muelle de pescadores, nos sentó fenomenal.

Además de ser realmente muy bueno el desayuno del Hostal, las instalaciones estaban impecables y el trato fue muy bueno, por lo que nos dio mucha pena no poder quedarnos ahí alojados según lo previsto.

 

Terraza Hostal El Marino
Terraza Hostal El Marino

 

Desayuno Hostal El Marino
Desayuno Hostal El Marino

Amantes de los animales, Osmani y su familia tenían varios perros de mascotas, tortugas que rescata y mantiene en un estanque alimentándolas hasta que son suficientemente grandes para devolverlas al mar, y un caballo, por lo que Pivo estaba encantado en este ambiente.

 

Pivo observa a las tortugas marinas rescatadas
Pivo observa a las tortugas marinas rescatadas por Osmani

 

Y Osmani de nuevo nos localizó alojamiento en el centro de Caibarién para pasar las 2 siguientes noches. El Hostal Yayo el Pescador sería nuestra estancia, y aunque la habitación era más sencilla que la del Hostal el Marino, tuvimos una agradable estadía. Lo mejor, la amplia terraza donde desayunaríamos y cenaríamos y donde Pivo podía estar en libertad.

 

Habitación Hostal Yayo El Pescador
Habitación Hostal Yayo El Pescador

 

Dejamos las maletas en la habitación, hicimos la mochila para la playa y salimos con Jimmy dirección el Cayo de Santa María. En el Hostal Yayo había una pareja de Franceses que dejaba el alojamiento y se dirigía al Cayo a pasar unos días en un resort. Como no tenían medio para llegar, se vinieron con nosotros en el taxi de Jimmy. Y menos mal que venían con nosotros porque para acceder al Cayo hay un control policial donde nos pidieron el pasaporte para acceder. Nosotros no lo llevábamos encima, error, pero como la pareja Francesa si lo llevaban nos dejaron pasar. Así que recordad llevar el pasaporte encima si algún día decidís viajar aquí.

La ruta desde Caibarien al Cayo de Santa María es una auténtica preciosidad que incluye atravesar un pedraplen, en este caso el más largo del mundo con 48 Km de largo. Un pedraplen es una autopista hecha de rocas vertidas  directamente en el mar que hace que parezca que uno va navegando en lugar de viajando en coche. En la actualidad se están construyendo muchos puentes a lo largo del pedraplen que va al Cayo Santa María para facilitar el fluir de las mareas. Las vistas del mar que se divisan desde él son espectaculares, incluyendo una variada vegetación de fondo.

 

Atardecer desde el pedraplen de Cayo Santa María
Atardecer desde el pedraplen de Cayo Santa María

 

Los Cayos, para los que no lo sepáis, son islas arenosas con manglares. El Cayo de Santa María es el islote más grande de Cuba y está ubicado en el archipiélago de los Jardines del Rey, que incluyen también el Cayo de las Brujas y Cayo Ensenachos. Para llegar al Cayo Santa María recorrimos el pedraplen completo durante 1 hora aproximadamente pasando por los otros cayos y disfrutando del maravilloso recorrido antes de llegar a la Playa de Las Gaviotas, donde pasaríamos todo el día de relax. Esta playa es una de las 2 playas a las que se puede acceder en el Cayo de Santa María sin estar alojado en un hotel. Es una zona protegida, y debido a que se encuentra en un entorno natural y alejado de hoteles, es considerada una de las mejores playas del Cayo Santa María. A la entrada de la reserva hay una zona de control donde se pagan 4 CUC por persona para ayudar a mantener la zona, y dudábamos de si al ser zona protegida Pivo podría acceder o no, pero no nos pusieron ningún problema.

 

Entrada Refugio de Fauna playa las Gaviotas
Entrada Refugio de Fauna playa las Gaviotas

 

Inicio sendero a playa Las Gaviotas
Inicio sendero a playa Las Gaviotas

 

Para acceder a la Playa de las Gaviotas desde el puesto de control, hay que recorrer una ruta andando de unos 10-15 minutos por la que discurre un sendero entre árboles y demás vegetación.

 

Sendero playa Las Gaviotas
Sendero playa Las Gaviotas

En el tramo final tendréis que cruzar una pasarela de madera sobre una laguna antes de encontraros con las dunas que preceden a la playa.

 

Pasarela sobre la Laguna La Huella del Mar
Pasarela sobre la Laguna La Huella del Mar

 

¡Y qué maravilla el acceso a la playa! Divisar esa agua color azul turquesa al fondo con esa arena fina y blanca es un privilegio, nos sentimos realmente afortunados por poder vivir ese paraíso de ensueño con nuestro perro Pivo.

 

Vista de la playa Las Gaviotas
Vista de la playa Las Gaviotas

 

A lo largo de la playa hay unas especies de cabañas gratuitas donde puedes dejar tus pertenencias y estar a la sombra entre baño y baño, al menos eso es lo que hacía Pivo 🙂

 

Vista de la playa Las Gaviotas
Cabañas gratuitas en playa Las Gaviotas

 

Pasamos un día genial en el que hacía una temperatura excelente, tanto dentro del agua como fuera de ella. Además, la zona es increíble para practicar snorkel por sus arrecifes de coral, lo que completa el día y lo convierte en inmejorable.

Solo había un problema, y es que solamente habíamos llevado agua para Pivo y allí no se divisaba ningún lugar donde poder comer o beber algo fresco. Menos mal que vimos a unos chicos con unos mojitos en la mano, preguntamos donde los habían conseguido, y resultó que al final de la playa bordeando la curva había un hotel a donde podíamos dirigirnos. Fuimos dando un paseo hasta allí, y a pesar de que al no estar alojados no podían servirnos comida ya que este resort tiene convenio todo incluido, para el tema de la bebida el camarero no nos puso problema y ¡¡¡por 5 CUC cada uno tuvimos barra libre todo el día!!!!! Y entre mojitos, caipiriñas y piñas colada, aparcamos el hambre y disfrutamos del día en ese entorno de ensueño. Estábamos en una playa espectacular en Cuba con nuestro perro y bebida, no podíamos pedir más.

 

Mojito en playa Las Gaviotas, Cayo Santa María
Mojito en Cayo Santa María

 

Playa las Gaviotas, Cayo Santa María
Playa las Gaviotas, Cayo Santa María

 

Un consejo, si continuáis caminando pasando el hotel, llegaréis a la siguiente playa, la Playa Perla Blanca, que aunque más abarrotada por los huéspedes del hotel, bien merece una visita por su vista espectacular.

 

Pivo corriendo en la playa del Cayo Santa María
Pivo corriendo en la playa del Cayo Santa María

 

Lo mejor de todo es que esa noche habíamos reservado en el hostal una cena con marisco y pescado ya que era la noche de Reyes, una noche especial muy celebrada en España y queríamos celebrarlo igualmente en la distancia. Comimos como reyes, nunca mejor dicho, con la mariscada que nos preparó nuestro hospedador por tan solo 25 CUC. Todo buenísimo, de calidad y en excesiva cantidad, con unas cervecitas bien frescas, ideal para terminar el día.

 

Cena en Hostal Yayo El Pescador
Cena en Hostal Yayo El Pescador

En el siguiente post os contaremos nuestra visita mañanera a Santa Clara y nuestra tarde de relax en otra playa del Cayo de Santa María.Si os a gustado no olvidéis valorar el post o dejar un comentario para consultar.

El Nicho y Trinidad

DÍA 7: EL NICHO Y TRINIDAD

EL NICHO

Fue maravilloso despertar en Cienfuegos con el espectacular desayuno del Hostal Casa Las Palmas . Todo casero y en abundancia, nos pusimos las botas mientras Pivo correteaba por la terraza.

 

Desayuno Hostal Casa Las Palmas, Cienfuegos, Cuba
Desayuno Hostal Casa Las Palmas

 

Terraza frontal Hostal Casa Las Palmas, Cienfuegos, Cuba
Terraza frontal Hostal Casa Las Palmas

 

Teníamos un planning simple para el día de hoy que consistía en visitar las cascadas del Nicho, luego conducir hasta Trinidad para ver esta importante ciudad colonial y dirigirnos hacia el atardecer a Caibarien donde pasaríamos las 3 próximas noches para visitar el Cayo de Santa María.

El Nicho está ubicado a 1 hora y cuarto en coche de Cienfuegos y forma parte del parque Natural Topes de Collantes. Desconocíamos si Pivo podría acceder al parque o no, pero decidimos probar suerte igualmente. La ruta en coche consiste en una carretera de montaña con fuertes pendientes de subidas y bajadas. Jimmy no estaba seguro de si su coche soportaría dichas pendientes, pero como él nunca había visitado este parque y tenía muchas ganas de conocerlo, accedió a conducir hasta allí. Y que mala suerte que a unos minutos de la entrada del parque el coche perdió fuerza en una de las subidas finales y no fue capaz de retomar la marcha. Solicitamos ayuda a varios Cubanos que pasaban por allí, que como siempre están dispuestos a ayudar a un compatriota, y a pesar de los esfuerzos por empujar el coche e intentar arrancarlo no fuimos capaces de subir dicha pendiente.

 

Jimmy analizando la avería camino de las cascadas del Nicho
Jimmy analizando la avería bajo el coche

 

Ahí se dieron cuenta de que el problema estaba en el embrague del coche y que era necesario cambiarlo, por lo que lo que hicimos fue lo siguiente: enganchamos el coche de Jimmy a uno de los coches de otro cubano y nos llevó hasta la entrada del parque. Como la pieza de repuesto solamente era posible conseguirla en Cienfuegos, a más de 1 h de allí, a Jimmy lo llevaría un cubano en su coche a comprar el embrague mientras nosotros nos quedábamos visitando el parque de las cascadas del Nicho.

¡Y qué maravilla de parque donde las mascotas estaban permitidas ! El coste de la entrada es de 5 CUC por persona, los perros no pagan.

 

Entrada al parque del Nicho, Sendero Reino de las aguas
Entrada al parque del Nicho, Sendero Reino de las aguas

 

Hay una ruta circular bien señalizada de 1.5 Km que discurre por una senda natural en la que se va pasando por distintas cascadas.

 

Sendero reino de las aguas, El Nicho
Sendero reino de las aguas

La primera parada es en la Poceta de los enamorados, una laguna de un agua azul turquesa intenso, donde hay unas pequeñas cascadas y donde está permitido el baño.

 

Pivo en la Poceta de los Enamorados, cascadas del Nicho
Pivo en la Poceta de los Enamorados

 

Unos metros después de esta poza llegamos a la cascada más importante del parque: la cascada del Nicho. Además de ser la cascada más alta, y con un mayor caudal de agua, es también la cascada que está ubicada en un entorno más bonito, lo que hace que sea el punto principal de la atracción. También está permitido el baño en ella y se puede subir hasta la parte más alta escalando las rocas para ver la cascada desde su propio interior, por lo que pasamos unas horas muy agradables disfrutando de esta maravilla de la naturaleza.

 

Cascada principal del Nicho
Cascada principal del Nicho

 

Poza lateral de la cascada principal, Cascadas del Nicho
Poza lateral de la cascada principal del Nicho

 

Tras nuestro baño, continuamos la ruta por el parque pasando por distintos puentes y otras lagunas preciosas con sus respectivas cascadas como la poceta de Cristal.

 

Camino a la Poceta de Cristal, Cascadas del Nicho
Camino a la Poceta de Cristal

 

Poceta de Cristal, Cascadas del Nicho
Poceta de Cristal

 

Al final del camino circular, antes de retornar a la entrada, hay un mirador con unas vistas espectaculares de la sierra del Escambray, donde nos relajamos un poco.

 

Vistas desde el mirador Hanabanilla, Cascadas del Nicho
Vistas desde el mirador Hanabanilla

 

Volvimos al inicio del parque y salimos para ver cómo iba Jimmy con el tema del arreglo del coche. Como todavía tenía para largo ya que estaba en proceso de desmontar el coche para cambiar el embrague, y era casi la hora de comer, decidimos volver a entrar en el parque donde había un restaurante justo en la entrada. El personal de la taquilla no nos puso problema para volver a entrar, aunque no teníamos entradas, digamos que no les costó mucho acordarse de Pivo, era el único perro en el parque ese día . Y entre mojitos a ritmo cubano con música en directo, tuvimos una agradable comida en el restaurante Los Helechos. Como sabíamos que teníamos tiempo de sobra, aprovechamos para relajarnos y tomarnos unos cócteles, ¡¡¡¡estábamos en Cuba!!!!

 

Restaurante Los Helechos, Cascadas del Nicho
Restaurante Los Helechos

 

Cócteles en restaurante Los Helechos, Cascadas del Nicho
Cócteles en restaurante Los Helechos

 

Regresamos al coche y Jimmy estaba todavía finalizando los trabajos de mecánica con ayuda de otros cubanos. Pivo mientras tanto jugaba en la explanada que allí había con otros perros, él sí aprovecha cada momento al límite, jajaja.

 

Reparación en el aparcamiento del parque, Cascadas del Nicho
Reparación en el aparcamiento del parque

La parte negativa de esto es que todavía teníamos 1 hora y media de coche hasta Trinidad, por lo que al tener que dormir esa noche en Caibarien (otras 2 horas de coche desde Trinidad), solamente podríamos estar un par de horas en Trinidad, lo que implicaba no poder disfrutar profundamente de esta ciudad.

 

TRINIDAD

Llegamos a Trinidad y aparcamos en el centro de la ciudad con mucha suerte, y Jimmy se vino con nosotros para guiarnos un poco mejor y así poder verlo todo en el poco tiempo del que disponíamos.

Trinidad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, es una de las ciudades que más nos ha gustado de Cuba. Es una ciudad-museo con un gran patrimonio arquitectónico colonial de los siglos XVIII y XIX, con edificios de variado colorido y con calles adoquinadas ideales para pasear con perro. Tras nuestra visita a Trinidad, nuestra recomendación es pasar un día completo en ella e incluso dormir ahí ya que existen multitud de casas particulares que admiten mascotas y los Trinitarios son muy amables y cariñosos con los perros.

 

Plaza Mayor de Trinidad
Plaza Mayor de Trinidad

 

De entre tantos edificios coloniales, palacetes, plazas e iglesias, destacamos los siguientes puntos para visitar en Trinidad con perro:

  • Plaza Mayor: Es el centro neurálgico de la ciudad donde podemos ver los edificios coloniales más bellos, entre ellos la Iglesia Mayor de la Santísima Trinidad y la Torre del Campanario del Convento de San Francisco, símbolo de Trinidad por excelencia. En esta plaza se localiza también la estatua de Terpsícore, musa de la danza y la música.

 

Vista del campanario de Convento de San Francisco
Vista del campanario de Convento de San Francisco

 

Iglesia de la Santísima trinidad y campanario de fondo
Iglesia de la Santísima trinidad y campanario de fondo

 

  • Palacio Brunet: situado en pleno casco histórico de Trinidad, en un lateral de la Plaza Mayor. Alberga el museo romántico.
  • Plazuela las Tres Palmitas
  • Plaza de Santa Ana con su Iglesia del mismo nombre que se encuentra actualmente en ruinas conservando solo su tejado.
  • Escalinata de la casa de la música: por las noches, estas escaleras se llenan de gente preparada para escuchar música en directo.

 

Escalinata de la Casa de La Música junto a la iglesia de la Santísima Trinidad
Escalinata de la Casa de La Música

 

Concierto en la escalinata de la Casa de La Música
Concierto en la escalinata de la Casa de La Música
  • Recomendamos también probar la bebida típica de Trinidad, la canchánchara, una mezcla de aguardiente, miel, zumo de limón y hielo, que nosotros tomamos mientras escuchábamos a los músicos de la escalinata.

 

Lista de cócteles por las calles de Trinidad
Lista de cócteles por las calles de Trinidad

 

Entre que empezaba a bajar el sol y la falta de tiempo que teníamos, hizo que dispongamos de pocas fotos de esta ciudad, lo que no quita que la recomendemos 100% en un viaje a Cuba con perro.

 

Calle de Trinidad
Calle de Trinidad

 

Puesta de sol en Trinidad
Puesta de sol en Trinidad

 

Cenamos algo en un puesto callejero y volvimos a retomar la ruta en coche hacia nuestro próximo destino, Caibarién, donde teníamos reservado el Hostal El Marino . Y error por nuestra parte por olvidamos llamar a nuestro hospedador Osmani e indicar que llegaríamos a las 20.00 h . El ckeck in en el hotel es hasta las 4.00 p.m, y habíamos concretado en la reserva con Osmani que llegaríamos a las 6 p.m. Nos había indicado claramente que si llegásemos más tarde de esa hora debíamos llamar para avisarle, y entre la avería del coche, nuestro olvido de llamar al Hostal y que nos habíamos quedado sin batería en los móviles para ser localizados, llegamos al alojamiento a las 8 p.m. y se lo había alquilado ya a otros turistas . A pesar de esto, nos buscó para esa noche un alojamiento en un hotel de Caibarien, el Hotel Brisas del mar , y quedamos para desayunar al día siguiente en el Hostal y organizarnos. El Hotel Brisas del mar no admite mascotas, pero nos permitieron a modo de excepción dormir allí esa noche con Pivo, siempre y cuando lo llevásemos en trasportín para entrar y salir del hotel al pasar por las zonas comunes. La verdad es que no nos sentimos cómodos con la situación, pero también es cierto que el hotel estaba muy bien (probablemente mejor que el Hostal) y Osmani nos había hecho un “favor” increíble.

 

Amanecer desde la ventana de la habitación del Hotel Brisas del Mar
Amanecer desde la ventana de la habitación del Hotel Brisas del Mar

 

Dimos un paseo por la playa donde estaba ubicado el hotel y nos fuimos a dormir tras un día con múltiples incidentes. Menos mal que al día siguiente nos esperaba un paraíso en Cayo Santa María que os contaremos en el siguiente post. Si os a gustado no olvidéis valorar este post o dejar un comentario si teneis alguna duda o pregunta.

Bahía de cochinos y Cienfuegos

DÍAS 5-6: BAHÍA DE COCHINOS Y CIENFUEGOS

Día 5: PLAYA LARGA EN BAHÍA DE COCHINOS

Quinto día del viaje (bueno en realidad el cuarto, recordad que en La Habana pasamos el último día del viaje antes de volver a España) y tras el madrugón, un buen desayuno y la buena despedida de Miki y Louis Mario, tocaba emprender ruta hacia el sur de la isla. Jimmy, nuestro taxista, estaba esperándonos bien temprano en la puerta de la casa particular “Las Tres Marías” con su Moskvitch (Moscovich) del año 70 y comenzamos así el viaje en coche hasta Bahía de Cochinos, nuestro próximo destino.

El trayecto de 2 horas se hizo muy ameno gracias a la conversación con Jimmy, que nos iba contando historias sobre Cuba, explicando el modo de vida de los cubanos, así como curiosidades varias que nos permitieron conocer más de cerca este país. Aunque esta ruta era mayoritariamente por autopista, nos permitió visualizar la variedad de paisajes en contraste con la ciudad de La Habana y la gran cantidad de carteles ensalzando la revolución cubana y sus victorias.

 

Cartel de la victoria en la Bahía de Cochinos
Cartel de ensalzamiento de la victoria en la Bahía de Cochinos

 

Y empezamos a oler el mar de nuevo…. un bungalow en Playa Larga sería nuestro alojamiento por una noche. A día de hoy, sabiendo lo que disfrutó Pivo en estas aguas caribeñas, hubiésemos dormido una segunda noche .

El alojamiento Bungalow La negrita lo reservamos vía Airbnb y le damos un diez tanto en el trato de sus hospedadores Philippe y Yudeymis como en la calidad del inmueble y su inmejorable ubicación a pie de playa. Tan a pie de playa estaba que Pivo estaba deseando que dejásemos la puerta abierta para salir corriendo hacia la arena, nunca lo habíamos visto tan feliz. Era la primera vez que Pivo pisaba una playa caribeña, quien nos lo iba a decir cuando comenzamos a viajar con él por Europa….

 

Bungalow La Negrita, Playa Larga
Bungalow La Negrita, Playa Larga

 

Habitación Bungalow La Negrita, Playa Larga
Habitación Bungalow La Negrita, Playa Larga

 

Esa mañana nos la pasamos en la playa de al lado del bungalow viendo como Pivo no paraba de correr y hacer amigos, porque eso sí, no era el único peludo en la playa 😉

 

Pivo y su amigo peludo en Playa Larga
Pivo y su amigo peludo en Playa Larga al atardecer

 

En la propia playa hay varios locales con zona exterior donde poder comer con vuestro perro. Eso sí, no dejéis de probar los mojitos, para nosotros los mejores que hemos probado en toda la isla.

 

Bebiendo unos mojitos en Playa Larga
Bebiendo unos mojitos en Playa Larga

 

Por la tarde decidimos ir a explorar el pueblo y visitar algunas de las otras playas. Solamente encontramos otra playa realmente bonita para relajarse, por lo que nos alegramos de haber elegido tan bien nuestro alojamiento en el bungalow. Acerca del agua del mar, también notamos que por la mañana estaba mucho más tranquila que por la tarde, importante si tenéis pensado hacer snorkel ya que esta zona es muy rica en coral y peces, y el agua cristalina acompaña a la actividad. Recomendable la zona de Cueva de los Peces.

 

Paseando por Playa Larga
Paseando por Playa Larga

 

Playa al oeste de Playa Larga
Playa al oeste de Playa Larga

 

Volvimos ya de nuevo caminando hacia nuestro bungalow y nos relajamos viendo la puesta de sol desde la playa con mojito en mano y un perro feliz ante nuestros ojos correteando con su nuevo amigo.

 

Pivo viendo la puesta de sol en Playa Larga
Pivo viendo la puesta de sol en Playa Larga

 

Mojito en la puesta de sol
Mojito en la puesta de sol

 

Para cenar fuimos al centro del pueblo, unos 5-10 minutos caminando, y elegimos el restaurante Tiki Bahía de Cochinos, un local ubicado encima del mar con una terraza con unas vistas espectaculares donde pudimos cenar tranquilamente con Pivo. Eso sí, no había posibilidad de elegir menú, el local servía lo que tenía ese día, en nuestro caso una sopa de pescado de primero y pollo o chuleta de cerdo con arroz y plátano frito de segundo, todo muy bueno eso sí, y acompañado de unas cervecitas bien frías. Lo mejor, el precio, 6 CUC por persona.

 

Cena en el restaurante Mirador Tiki, Playa Larga
Cena en el restaurante Mirador Tiki, Playa Larga

 

Lo bien que descansamos esa noche en nuestro bungalow…. El Bungalow La negrita y Playa Larga quedarán siempre en nuestro recuerdo como un lugar especial en Cuba.

 

Día 6: PLAYA GIRÓN Y CIENFUEGOS

A la mañana siguiente, nos despertamos con una imagen impresionante del amanecer.

 

Amanecer en Playa Larga
Amanecer en Playa Larga

 

Como teníamos desayuno incluido en el alojamiento y el bungalow disponía de cocina americana, la propia Yudeymis vino a preparárnoslo. Todo muy bueno y abundante.

 

Cocina del Bungalow La Negrita
Cocina del Bungalow La Negrita

 

Desayuno en Bungalow La Negrita
Desayuno en Bungalow La Negrita

 

Nos despedimos algo tristes de dejar aquel lugar que nos había sabido a poco, y arrancamos con Jimmy hacia Cienfuegos, haciendo una parada intermedia en Playa Girón, a 45 minutos en coche de Playa Larga.

Playa Girón, al sur de la bahía de cochinos, es conocida por ser uno de los puntos de desembarco en la invasión de Bahía de Cochinos de exiliados cubanos que fueron derrotados por las fuerzas de Fidel Castro, y hoy día hay un museo donde se recoge este hecho histórico y al que pudimos acceder con Pivo a su interior .

 

Entrada del Museo Girón
Entrada del Museo Girón

 

También fuimos a ver las playas de esta zona, playas a las que hay que acceder por una especie de campamento con montones de apartamentos donde los cubanos pasan las vacaciones según nos contó Jimmy.

 

Pivo en Playa Girón
Pivo en Playa Girón

 

Y no nos íbamos a ir sin darnos un baño en esta zona. ¡Playa Coco nos encantó! Ubicada hacia el Este, se trata de una playa de arena blanca con un rompeolas enorme en la que solo estábamos nosotros 3 . Podéis imaginaros a Pivo creyéndose el rey de la playa.

 

Pivo en Playa Coco
Pivo en Playa Coco

 

Volvimos a ponernos en ruta con Jimmy, que se había quedado charlando y tomando algo con otros cubanos. Nosotros no disponíamos de tiempo, pero Jimmy nos recomendó la opción de visitar Caleta buena, a 10 minutos en coche desde Playa Girón. Parece ser que se trata de una playa ideal para hacer snorkel. Como no fuimos, desconocemos si Pivo puede acceder o no a esta zona, aunque viendo con perspectiva el viaje y sabiendo que en ninguna playa prohibían el acceso a perros, deducimos que hubiese podido ir sin problemas.

Pero nosotros teníamos la próxima parada en mente: Cienfuegos, a 1 hora y cuarto de playa Girón.

Primeramente, nos dirigimos al alojamiento, ubicado a 15 minutos caminando del centro histórico de Cienfuegos, ya que la idea era pasar el resto del día explorando Cienfuegos sin volver al alojamiento. Aquí también reservamos vía AIRBNB, pero esta vez una casa particular, Hostal Casa Las Palmas. Mayra, nuestra hospedadora, vivía en la planta baja de la casa y la planta alta era toda para nosotros con 2 dormitorios, 2 baños y 2 terrazas enormes, una en el piso superior con unas buenas vistas. Esto era espacio suficiente para que Pivo se moviese con total libertad, aunque eso sí, siempre después de que el rey de la casa, un Golden Retriever, diese el visto bueno a Pivo.

 

Relajándonos en la terraza del Hostal Casa las Palmas
Relajándonos en la terraza del Hostal Casa las Palmas

 

Hemos de reconocer que la casa estaba muy bien en relación calidad-precio, podéis juzgar vosotros mismos por las imágenes.

 

Dormitorio Hostal Casa las Palmas
Dormitorio Hostal Casa las Palmas

 

Bañera Hostal Casa las Palmas
Bañera Hostal Casa las Palmas

 

Y a pesar de que esa bañera invitaba a sumergirse en un buen baño de espuma relajante, preferimos dejarlo para la noche y salimos a hacer algo de turismo por el centro de Cienfuegos antes de buscar un sitio donde comer.

El centro histórico de Cienfuegos fue nombrado en 2005 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Nosotros pasamos el resto del día visitando el centro histórico y pudimos verlo con calma y disfrutarlo.

Para comer nos dirigimos al restaurante Brisas del Mar por recomendación de unos cubanos (avda 44, enfrente del mar). Allí nos dirigieron a la zona de la terraza cubierta donde comimos camarones y enchiladas acompañado por supuesto por mojitos con unas vistas al mar magníficas por 38 CUC.

 

Restaurante Brisas del Mar en Cienfuegos
Restaurante Brisas del Mar en Cienfuegos

 

Este sería un buen sitio para ver la puesta de sol, aunque nosotros la veríamos horas más tardes desde el muelle real.

 

Puesta de sol desde el muelle Real, Cienfuegos
Puesta de sol desde el muelle Real, Cienfuegos

 

A modo resumen destacamos los siguientes puntos de interés para visitar en un día en Cienfuegos:

  • Paseo del Prado: Desde nuestro alojamiento nos dirigimos directamente hacia la plaza Jose Martí y para ello recorrimos el Paseo del Prado, una de las calles más largas de Cuba. En ella se encuentra la famosa estatua de Benny Moré y el cabaret Tropisur donde los perros no son bienvenidos . Si recorréis este paseo pasaréis por muchos edificios neoclásicos y sus columnas de colores.

 

Pivo en el Paseo del Prado, Cienfuegos
Pivo en el Paseo del Prado, Cienfuegos

 

  • Parque José Martí: Este parque se ubica en la plaza principal de Cienfuegos y ha sido declarado Monumento Nacional.

 

Parque José Martí
Parque José Martí

 

En este parque se pueden contemplar los edificios más importantes de la ciudad que comentamos en los siguientes puntos:

  • Catedral de la Purísima Concepción: se encuentra ubicada enfrente del parque de Jose Martí y es un edificio de la época de la colonización española.

 

Catedral de la Purísima Concepción
Catedral de la Purísima Concepción

 

  • Palacio de Gobierno: ubicado también en el entorno del parque José Martí, es un símbolo de la ciudad de Cienfuegos.

 

Palacio de Gobierno de Cienfuegos
Palacio de Gobierno de Cienfuegos

 

  • Museo Provincial: Otro de los edificios circundantes del parque José Martí, este museo se encuentra en un antiguo casino español. Su interior alberga la historia de Cienfuegos, así como colecciones de antigüedades y otros objetos de artes decorativas. Nosotros no accedimos a su interior por falta de tiempo y desconocemos si Pivo hubiese podido entrar.

 

Vista del Museo Provincial y el Palacio de Gobierno desde la plaza José Martí
Vista del Museo Provincial y el Palacio de Gobierno desde la plaza José Martí

 

  • Palacio Ferrer: en este palacio vivieron los Ferrers hasta la década de 1970. Se puede acceder a su interior y subir a la terraza para tener una vista general de la ciudad de Cienfuegos.

 

Vista del Palacio Ferrer al fondo y el bar Palatino ubicado en el edificio más antíguo de Cienfuegos en la Plaza de José Martí
Vista del Palacio Ferrer al fondo en la Plaza de José Martí

 

  • Arco del Triunfo: fue levantado voluntariamente por obreros de la ciudad, y honra a los miles de cubanos que cayeron en los campos redentores por la libertad de la Patria.

 

Niños jugando al fútbol delante del Arco del Triunfo de Cienfuegos
Niños jugando al fútbol delante del Arco del Triunfo de Cienfuegos

 

  • Teatro Tomás Terry: está considerado uno de los edificios eclécticos más elegantes de toda la ciudad.

 

Teatro Tomás Terry
Teatro Tomás Terry

 

  • Callejear por el casco histórico, declarado en 2005 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. El casco histórico de Cienfuegos engloba, además del Parque de José Martí citado anteriormente, 91 manzanas con un alto valor monumental, entre las que destacamos la Calle San Fernando que da directamente al parque José Martí y que además es completamente peatonal lo que hace que el paseo con mascota sea más agradable y fácil, en especial porque todos los cubanos nos paraban para saludar a Pivo y acariciarle . En esta calle encontrarás además cajeros automáticos donde poder sacar dinero en Cienfuegos.

 

Pivo en calle San Fernando, calle peatonal que une el paseo del Prado con la plaza de Jose Martí, Cienfuegos, Cuba
Calle San Fernando, Cienfuegos

 

En otra de las calles cercanas al parque de José Martí nos encontramos montones de puestos de artesanía en toda la avenida peatonal, donde otra vez nos pararon cientos de mercaderes para saludar a Pivo.

 

Mercado de artesania junto a la Plaza José Martí
Mercado de artesania junto a la Plaza José Martí

 

  • Malecón de Cienfuegos: se encuentra en el tramo del Paseo del Prado que va pegado al mar. Nosotros lo recorrimos tanto de día como de noche después de ver la puesta de sol desde el muelle real de Cienfuegos.

 

Malecón de Cienfuegos
Malecón de Cienfuegos

 

Para cenar, como estábamos tan cansados de caminar durante todo el día, y en el Paseo del Prado no encontramos ninguna terraza donde poder sentarnos a cenar con Pivo, paramos en un snack de comida rápida de la cadena cubana “El rápido” y nos comimos unas pizzas por 7 CUC cada una mientras charlábamos con otros Cubanos que estaban allí cenando. En el Hostal Casa Las Palmas nos habían recomendado cenar en la zona del Palacio de Valle y punta Gorda, pero no llegamos hasta allí porque estaba algo lejos, aunque imaginamos que será una zona recomendable ya que por nuestra experiencia los cubanos no se equivocaban en cuanto a recomendaciones se refiere.

Nos fuimos agotados a dormir (bueno a darnos nuestro baño de espuma ) y a descansar para el día siguiente que visitaríamos las Cascadas del Nicho y Trinidad, aventura que os contaremos en el siguiente post.

La Habana

DÍAS 1-4 VIAJE A CUBA CON PERRO: La Habana 

DÍA 1: VIAJE A LA HABANA DESDE MADRID

Aterrizamos en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana la noche del 30 de diciembre de 2016 a las 8.30 pm. Este aeropuerto es el único acceso posible para entrar en el país con perro. El vuelo fue sorprendentemente bien, Pivo fue muy tranquilo y aguantó las 10 horas y media de duración como un campeón y sin ningún percance.

Una vez bajamos del avión, en la zona de recogida de equipajes ya nos estaba esperando un veterinario oficial para revisar la documentación del perro que obtuvimos en el consulado cubano y hacer el control pertinente. Ver aquí trámites para importar tu perro a Cuba. La oficina de control veterinario está al lado de las cintas de recogida de equipajes, por lo que mientras uno de nosotros esperaba las maletas el otro se dirigió con Pivo al control veterinario. El trato de los oficiales cubanos fue excelente, notaréis rápidamente la amabilidad cubana en cada una de sus palabras, y si todo está en regla, el proceso es muy rápido, de hecho, en nuestro caso fue tan rápido que Pivo salió del control antes de que llegasen las maletas facturadas. La tasa de entrada del perro en el país tiene un coste de 10 CUC.

Documento del servicio veterinario de fronteras Cubano

 

En la terminal de llegadas nos esperaba Jimmy, el que sería nuestro taxista en nuestra ruta por Cuba. A pesar de que en los días de estancia en La Habana no estaría con nosotros, contratamos igualmente su servicio para traslado desde el aeropuerto a nuestro alojamiento por un coste de 25 CUC ya que no sabíamos lo complicado que sería que los taxis aceptasen mascotas en su interior. Ahora podemos confirmar que no tendréis ningún problema si no lleváis el taxi contratado previamente ya que prácticamente todos los taxistas aceptaban a Pivo.

En media hora de ruta llegamos a nuestro alojamiento. Se trata de una casa particular ubicada en la zona de Centro Habana, a 20 minutos caminando de La Habana vieja y a 10 minutos del malecón. En nuestro caso nos alojamos en Centro Habana ya que debido a las fechas del viaje (fin de año) en la Habana vieja ya no había alojamientos disponibles ni siquiera reservando con 8 meses de antelación….De todas formas si a ti y a tu perro no os importa caminar, en Centro Habana estarás a medio camino entre el Vedado y la Habana vieja, ambas zonas imprescindibles en vuestra visita a la Habana, por lo que nosotros consideramos el alojamiento bien ubicado. Además, recuerda que no tendrás problema para moverte por la ciudad en taxi u otros transportes con tu perro.

“Almendron” que ofrece el servicio de taxi

 

Las tres Marías, el nombre del alojamiento, es una casa recién reformada por lo que las instalaciones estaban impecables. Está regentada por un español, Miki, y un cubano, Louis Mario, y solo podemos decir cosas buenas de ellos ya que el trato fue exquisito. Nos explicaron el funcionamiento de la casa, lugares para visitar además de ofrecernos cenar con ellos la noche de fin de año por 15 CUC cada uno. De cara al desayuno, no disponían de zona para ello, pero tenían acuerdo con otra casa particular (La Casona Ms.Mirta) a 5 minutos andando por 4 CUC cada uno, por lo que nos pareció lo más cómodo. Contacta aquí con Las Tres Marías.

Habitación casa particular Las tres Marias

 

Nosotros estuvimos 3 días en la Habana por lo que reservamos el mismo alojamiento para esta estadía, y consideramos que 3 días es el tiempo necesario para visitar esta capital.

Esa noche nos fuimos a dar un pequeño paseo hasta el malecón, comimos algo rápido en un puesto callejero y nos fuimos a descansar del largo viaje.

 

DÍA 2: LA HABANA. Malecón y Habana Vieja. Fin de año

Así el día 31 de Diciembre nos despertamos en La Habana con un día estupendo por delante. Tras un buen desayuno que incluía zumo natural, frutas, huevos, tostadas y café, arrancamos caminando hacia el malecón.

Desayuno en la terraza de la casa particular La casona Ms. Mirta

 

El malecón es el centro neurálgico de la vida de ocio en la Habana. Este inmenso paseo recorre la habana desde el Vedado hasta la Habana vieja, y a lo largo del mismo podrás observar a los cubanos pescando, escuchando música, tomando algún ron con sus amigos o incluso bañándose a pesar de estar prohibido por su peligrosidad. También es un lugar habitual donde se reúnen los cubanos al atardecer, por lo que todas las noches encontrarás mucho ambiente en él. Nosotros lo recorrimos de día y es un paseo que merece la pena por las vistas que ofrece tanto del vedado como del castillo del morro, pero volvimos a recorrerlo también por la noche. Es una visita obligada presenciar la puesta de sol desde el final del malecón. Ver como el sol se oculta tras los edificios del Vedado mientras charlas con los locales es una de las mejores estampas que nuestras retinas se han podido llevar de la Habana.

Cubanos pescando en el malecón de La Habana

 

Al final del malecón se encuentra el castillo de San Salvador de la Punta, desde donde se puede divisar el Castillo del morro al otro lado de la bahía de la Habana.

Castillo de San Salvador de la Punta

 

Del Malecón seguimos a La Habana vieja, la zona más antigua de la habana. La Habana vieja fue nombrada patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO y aunque no conserve todo su esplendor debido al deterioro por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento de los edificios, sigue conservando todo su encanto. Se aconseja precaución al caminar por sus calles por el peligro de algún desprendimiento. “Donde fueres haz lo que vieres”, por lo que fijaros que los cubanos caminan por el centro de las calles para evitar cualquier incidente. Los carros, bicis o coches te pitarán para que te apartes por lo que estarás libre de peligro.

Calle de la Habana Vieja

 

En la Habana Vieja comimos en el paladar la Familia por recomendación de unos cubanos. Cuando llegamos no tenían sitio en la terraza por lo que nos sentaron en el interior, y Pivo con nosotros por supuesto. Una vez que quedó una mesa libre en la terraza nos preguntaron si queríamos cambiar y la verdad es que preferimos la terraza por las vistas. Pagamos 52 CUC por comer con cervezas y mojitos incluidos, algo caro en relación a la calidad de la comida, eso sí, la agradable terraza con música en directo lo compensa.

Paladar la Familia

 

Dentro de la Habana vieja destacamos los siguientes lugares para visitar, recorrido para el que necesitarás casi un día completo:

  • Capitolio de La Habana: Este edificio es la actual sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de la Academia de Ciencias de Cuba y está inspirado en el Capitolio de los Estados Unidos. Su visita estaba restringida durante nuestra estancia en la Habana por encontrarse en obras el edificio, por lo que desconocemos si las mascotas están permitidas o no en su interior . De todas formas, siendo un símbolo notable de la ciudad de La Habana, debe ser visita obligada de todo viajero en Cuba.
Vista nocturna del capitolio

 

  • Gran Teatro de La Habana: el edificio sufrió varias reparaciones en los últimos años, y hemos tenido suerte de encontrarlo impecable en nuestra visita ya que las obras finalizaron en enero de 2016. Aquí encontramos nuestro pequeño homenaje a Galicia ya que el edificio actual fue levantado en 1907 para acoger la sede del Centro Gallego de la Habana, lugar donde se tocó por primera vez en el mundo el Himno gallego un 20 de diciembre de 1907.
Vista nocturna del gran teatro de la Habana

 

  • Museo de la Revolución de La Habana: es la única atracción turística donde Pivo no pudo entrar ya que no está permitido el acceso a mascotas a su interior. Eso sí, el guardia de seguridad nos dijo muy amablemente mientras acariciaba a Pivo que ojalá estuviese permitida la entrada, pero que las normas eran las normas. Parecía que se estaba exculpando, cuando ya nos lo esperábamos realmente por ser lo habitual en cualquier museo en Europa.
Museo de la revolución

 

  • Catedral de La Habana: de estilo barroco, se encuentra ubicada en la Plaza de La Catedral que alberga otros edificios de interés de la época colonial como el Palacio del Marqués de Arcos, el Museo de Arte Colonial y la mansión del Marqués de Aguas Claras.
Catedral de la Habana

 

  • Plaza de armas: es la plaza más antigua de La Habana. Alrededor de esta plaza encontramos muchos bares y restaurantes con terraza donde poder sentarnos con nuestro perro a comer y tomar algo. Además, diariamente (excepto Domingos) se encuentra en esta plaza un mercadillo donde se pueden adquirir auténticas reliquias de libros, periódicos y revistas.
Plaza de armas de la Habana Vieja

 

  • Castillo de la real fuerza y la giraldilla: ubicado enfrente de la plaza de armas, se trata de la primera fortaleza construida en Cuba. En su torre se encuentra la giraldilla, que es la escultura fundida en bronce más antigua de Cuba.
Castillo de la real fuerza y la giraldilla

 

  • Calle obispo: es la más transitada de La Habana y la calle comercial por excelencia, además de ser la que se encuentra en mejor estado. En ella se pueden observar preciosos edificios y encontrar algunas boutiques de lujo, así como otras tiendas de ámbito local como librerías, cafés, farmacias… Es el boulevard más largo de la Habana, y al estar el tráfico restringido, lo hace ideal para pasear con perro por ser completamente peatonal. En esta calle fue donde más cubanos vimos paseando a sus mascotas.

Destacamos en una de las esquinas de la calle el hotel Ambos Mundos con detalles de la época colonial española, hotel que fue residencia del escritor Ernest Hemingway desde el año 1932 al año 1939.

Hotel Ambos Mundos

 

  • Plaza Vieja: es una de las plazas coloniales principales de la Habana. Es muy colorida y está llena de restaurantes y cafeterías donde poder sentarte y observar la mezcla de barroco cubano y art nouveau que conviven en dicha plaza.
Plaza vieja de la Habana

 

  • Plaza San Francisco: en esta plaza colonial se encuentra el convento de San Francisco de Asís y destacamos la fuente de los Leones de mármol blanco y el Coche Miambí, un vagón de tren construido en E.E.U.U. durante 1990 y trasladado a Cuba en 1992.
Coche Miambí

 

  • Convento de Santa Clara: es el convento más grande de la Habana. Aunque nosotros no visitamos su interior, el convento acepta visitas.
  • La bodeguita del medio: aunque se trata posiblemente del peor mojito que hemos tomado durante nuestro viaje a Cuba (además de el más caro), reconocemos que este local merece una visita por el reconocimiento que tiene. Los cubanos la llaman “La bodeguita del miedo”, y aunque es posible acceder a su interior ya que tiene zona de restaurante, el exterior verás que es el lugar idóneo para tomarte la consumición con tu perro por estar menos abarrotado de gente. No falta la música en directo y ese ambiente cubano indescriptible, y te permitirá entablar conversación con cubanos de a pie que eso sí, se traerán su mojito de alguno de los locales de los alrededores. En nuestro caso como era la noche de fin de año, toda la ciudad estaba muy animada, por lo que disfrutar de unos mojitos en la Bodeguita del Medio con toda la gente de celebración fue una experiencia única.
La Bodeguita del Medio

 

  • Y por supuesto no olvides perderte por los callejones de La Habana. No tengas miedo, Cuba es uno de los países más seguros en los que hemos estado, por lo que no te pasará nada y descubrirás zonas muy auténticas (no te vamos a mentir, muy en ruinas también). También muy necesario un tour nocturno para contemplar los edificios iluminados.
Embajada de España en La Habana

 

Esa noche tuvimos una celebración muy especial de la noche de fin de año. Junto con los amigos y familiares de nuestros hospedadores Miki y Louis, hicimos una fiesta al estilo cubano con su puerco asado, yuca y por supuesto ron, mucho ron. La música cubana sonó esa noche durante largas horas en las que bailamos hasta que no pudimos más, eso sí las fotos nos la reservamos para nosotros. Pivo fue el primero en retirarse y quedarse dormido a ritmo de “Guantanamera”

DÍA 3: LA HABANA. El Vedado. Parque morro cabaña

Primer día del año, y confirmamos que en Cuba también existe la resaca. Un buen desayuno con zumo recién exprimido y fruta fresca cae fenomenal en el estómago para comenzar otro día de exploración en la Habana.

EL VEDADO

Nuestra primera parada fue en el barrio del Vedado, donde aprovechamos para sacar dinero del cajero, cosa que no abunda mucho en Cuba. En el Vedado cabe destacar el Hotel Nacional, el hotel más emblemático de La Habana. Es Monumento Nacional y está declarado Memoria del Mundo por la UNESCO. A día de hoy es uno de los hoteles más lujosos de La Habana y conserva todo su esplendor, pero lamentablemente no acepta mascotas.

Hotel Nacional de La Habana

 

Visitamos también en el vedado la embajada de EEUU, el monte de las banderas, la tribuna antiimperialista donde habitualmente se realizan conciertos, y la plaza donde se encuentra el monumento al Maine, monumento en honor a los marineros que murieron en la explosión del buque estadounidense Maine en 1898.

Vista del Vedado desde el malecón

 

Desde el Vedado nos dirigimos nuevamente a la Habana Vieja tomando como medio de transporte un Coco taxi donde los perros son bienvenidos.

Coco taxi en El Vedado con el Hotel Nacional al fondo

 

Nuestra siguiente idea era visitar el parque del morro cabaña donde se encuentran 2 fortalezas visitables. Hay un ferry que cruza desde la terminal de Ferrys del puerto de la Habana hasta el parque histórico Morro-Cabaña, pero los perros no pueden viajar en él, por lo que la única alternativa es llegar por carretera a través del túnel de la habana que cruza la bahía por debajo del mar.

Cartel de prohibiciones en la terminal de ferry de La Habana

 

Estaba entre nuestros planes contratar un coche antiguo para dar un paseo por la ciudad de la Habana, y en lugar de salida y llegada al mismo punto negociamos que nos dejase en el castillo del Morro como punto final, así evitábamos tener que coger otro transporte adicional. El coste nos salió en 100 CUC.

La ruta en un clásico descapotable americano es una experiencia increíble. Recorrer la habana en uno de estos coches te hace retroceder en el tiempo y hacerte sentir que estás viviendo otra época que no podrías experimentar de otra forma. La ruta incluye los lugares más emblemáticos de la Habana como el Vedado, la Habana Vieja, el Barrio Chino, La plaza de la revolución, el cementerio de Cristóbal Colón y como no, recorrer el malecón desde el Vedado hasta la Habana Vieja (en nuestro caso hasta el Castillo del Morro).

Ruta en coche clásico por la Habana

 

PARQUE HISTORICO MILITAR MORRO-CABAÑA

Una vez en el Castillo del Morro (castillo de los Tres Reyes del Morro), preguntamos si Pivo podía entrar y nos dijeron que sí. El coste de la entrada era de 6 CUC por persona. A excepción de los museos donde nos pedían llevar a Pivo en brazos, el resto de la fortaleza pudo recorrerla con sus propias patas sin problema. Se aconseja reservar un par de horas para visitarlo con calma y poder admirar las vistas de la Habana desde la fortaleza. Destacan el profundo foso y la torre con faro de 30 metros de altura, que sustituyó en 1844 a la original de 10 metros.

Faro de la fortaleza del morro

 

Después de la visita al castillo del morro fuimos a comer al restaurante que se encuentra en la parte baja del exterior del castillo, Los 12 apostoles, restaurante que ofrece platos locales Cubanos con buena relación calidad-precio.

Restaurante los doce apóstoles

 

Por la tarde también pudimos acceder al Castillo de la Cabaña (Fortaleza de San Carlos de la Cabaña) con Pivo. La entrada tiene un coste de 6 CUC por persona, y este castillo esconde historia de la revolución cubana.

Fortaleza de la San Carlos de la Cabaña

 

Como nota, indicar que desde este Castillo en la época colonial se disparaba un cañonazo a las 4:30 a.m. y otro a las 9:00 p.m. para informar la apertura y cierre de los portones de la muralla que circundaba a La Habana y la puesta y retirada de la cadena que cerraba la entrada del puerto, ubicada entre los castillos de La Punta y el Morro. Hoy día sea realiza este mismo disparo todas las noches en lo que se conoce como el Cañonazo de las 9.00 p.m. Nosotros lo sentimos todas las noches desde la Habana, y hemos de reconocer que Pivo notaba mucho más intensamente el sonido y la vibración, por lo que no es una buena idea tratar de vivir la experiencia con tu perro desde el propio castillo ya que imagino que la sensación será más intensa todavía y podría pasarlo muy mal.

Desde el castillo de La Cabaña se puede visitar caminando fácilmente el Cristo de la Habana, una escultura de mármol de 20 metros de altura que representa el Sagrado Corazón de Jesús. Como curiosidad, fue esculpida en Italia y bendecida por el Papa de la época antes de ser transportada a la Habana. Desde el Cristo se divisa una imagen excepcional de la Habana Vieja con el Capitolio de fondo.

Cristo de La Habana

 

Al lado del Cristo de La Habana se encuentra la Cabaña del Che Guevara, primer lugar de residencia del Che en la Habana y base de sus operaciones durante la revolución cubana. Nosotros no tuvimos tiempo a visitarla ya que se aproximaba su hora de cierre, pero está ubicada inmediatamente al lado del Cristo, y teniendo en cuenta la importancia histórica de lugar, dudo que la visita no valga la pena.

Pivo en la cabaña de Che,La habana;Cuba
Pivo en la cabaña de Che

Y con una parada para cenar en el paladar Doña Carmela cercano a la fortaleza de la Cabaña, finalizaba otro gran día en La Habana. Este paladar nos lo recomendó un taxista de la zona. El lugar es muy agradable, accederás a través de un jardín y llegarás a una terraza exterior con música en directo. La relación calidad-precio es buena, pagamos 43 CUC y la comida Cubana muy recomendable, en especial la ropa vieja.

Restaurante Paladar Doña Carmela

 

La vuelta a la Habana desde el parque la hicimos en taxi por un coste de 5 CUC

 

DÍA 4: LA HABANA. Playas del Este, Plaza de la Revolución, Almacenes de San José y Museo del Ron.

Aunque lo contemos como el cuarto día del viaje y el tercero en la Habana, para nosotros era el último día de vacaciones ya que se trataba del día de retorno desde Varadero hasta el Aeropuerto Internacional de La Habana, ruta en la que nos acompañaba Jimmy el taxista.
Salimos de Varadero bien temprano por la mañana. Nuestro vuelo salía esa misma noche a las 10.00 pm de vuelta para España, por lo que teníamos un día por delante para terminar de explorar los rincones pendientes de la Habana. La primera parada la hicimos en Playas del Este aprovechando que la ruta pasaba por esa zona. Aunque el día estaba bastante nublado y frío y no incitaba a darse un chapuzón, la playa era magnífica y Pivo disfrutó corriendo un buen rato como a él le encanta hacerlo.

Pivo en Playas del Este

 

Tras la ruta playera, nos dirigimos a la Habana de nuevo, esta vez a la Plaza de La Revolución para observarla con detenimiento ya que la vez anterior la habíamos visualizado únicamente desde el coche clásico en la ruta por La Habana.

Tras varios días de ruta por la isla, las imágenes del Che Guevara y Fidel Castro se habían vuelto muy habituales ya que pueden verse absolutamente en cada rincón de cada localidad como si de publicidad se tratase. A pesar de ello, impresiona igualmente plantarse en medio de la Plaza de la Revolución al lado del monumento a José Martí y visualizar los grandes murales con las caras en relieve del Che Guevara y Camilo Cienfuegos donde se pueden leer las célebres frases de “Hasta la victoria siempre” y “Vas bien Fidel”.

 

Pivo con la imagen del Che en la plaza de la revolución

 

De la plaza de la Revolución nos dirigimos de nuevo a la Habana Vieja para dar un último paseo por sus calles y visitar el Mercado de Artesanía más grande de la Habana para comprar algún Souvenir. Este mercado se corresponde con los antiguos Almacenes de San José, lugar que se utilizaba antaño para el almacenaje de diferentes productos como azúcar, algodón, arroz… que llegaban en barcos para así poder disuadir el tráfico por carretera. Está situado en un edificio de los muelles del puerto perfectamente conservado y es accesible caminando desde La Habana Vieja.

Pudimos entrar sin problema al mercado con nuestro perro y visitarlo completo, es más, muchos de los artistas y comerciantes que poseían un puesto se paraban a jugar con Pivo y a acariciarlo, por lo que la ruta por el mercado nos llevó más tiempo de lo normal. En este mercado nos encontramos artesanía y arte cubano, desde los típicos porta puros de madera hasta infinidad de puestos de pinturas al óleo. Recuerda que si adquieres algún artículo de arte cubano tendrás que pagar una tasa para poder sacarlo del país. Si la pagas al comprar el artículo recibirás un papel conforme has pagado dicha tasa y deberás mostrarlo en el aeropuerto en el control de salida para que no te la vuelvan a cobrar. Si no la pagas al adquirir el artículo, tendrás que reservar unos CUCs para hacer el pago en el aeropuerto. A modo de ejemplo, por un cuadro pintado al óleo de tamaño medio nosotros pagamos una tasa de 5 CUC.

Y nada mejor para despedir la Habana y en especial Cuba, que hacer una parada en el Museo del Ron Havana Club donde el trato con Pivo fue espectacular. No solo nos dejaron acceder con él al interior para tomarnos unos mojitos, sino que sus músicos le dedicaron una canción en directo, y los camareros nos pidieron que le sacásemos fotos a Pivo encima de la propia barra del local.

Bar museo casa del ron Havana Club

 

Gran despedida de un gran país con grandes gentes.

 

Guía Cuba con perro

Guía básica para viajar a Cuba con tu perro

Y llega el momento de ponernos delante del teclado para escribir nuestra primera experiencia de algún viaje con Pivo. Resulta más complicado de lo que parece, y no por el hecho de tener que transmitir lo vivido, sino por no saber por dónde empezar ni qué destino elegir. Aunque hemos hecho ya varios viajes internacionales con Pivo, tener que escoger uno para contaros por primera vez es una difícil decisión. ¿Qué destino seleccionar?, ¿nuestro primer viaje real con Pivo? ¿el viaje más reciente por disponer de información más fresca?, ¿el viaje más fácil de organizar en cuanto a requisitos de entrada en el país de destino? No, siendo un blog de viajes con perro, nuestra primera historia debería ser sobre el viaje más Pet Friendly que hayamos vivido hasta el momento, y ese es sin lugar a dudas CUBA.

 

Pivo en las cascadas del Nicho,Cienfuegos, Cuba
Cascadas del nicho

 

5 CONSEJOS PARA VIAJAR A CUBA CON TU PERRO    

0-DESTINO PET-FRIENDLY

Esperad, ¿nuestro viaje más Pet Friendly no incluye ninguno de los países europeos? Correcto. Aunque es cierto que en Europa hay muchos destinos preparados para viajar con mascota, Cuba nos sorprendió realmente ya que no nos esperábamos lo que allí nos encontramos. Y quizás deberíamos empezar por nuestra propia definición de PET-FRIENDLY:

Un destino pet-friendy para All We Can Travel es aquel que permite hacer absolutamente todo lo que haríais si viajaseis a ese mismo sitio sin vuestro perro, y donde además vuestro mejor amigo se sentirá bien recibido y arropado y tendrá sus propios espacios para disfrutar en libertad.”

 

Pivo corriendo en Playa Larga, bahía de cochinos, Matanzas, Cuba
Pivo corriendo en Playa Larga

 

1-¿POR QUÉ TOMAR LA DECISIÓN DE VIAJAR A CUBA?

Cuba es un país para vivir entre sus gentes de carácter alegre a ritmo de salsa y ron. Una isla de contrastes con sus ciudades coloniales, sus paisajes verdes increíbles, las playas de ensueño que todos soñamos alguna vez y en donde su música, sus coches y su forma de vida te transportará a otra época que jamás creíste poder vivir con tu perro.

Como buenos aventureros que somos y ya comprobaréis con el tiempo, queríamos elegir un destino diferente, un destino de esos que buscas en las webs de “como viajar con tu perro allí” y encuentras cero informaciones al respecto o incluso consejos de que ni se te ocurra llevarte a tu perro a ese país. Si nos hubiésemos guiado por la red o por opiniones de gente que ha viajado a Cuba (sin perro), la isla hubiese tenido todas las papeletas de perder. Menos mal que nos guía nuestro ímpetu viajero y acertamos de pleno. País turístico en alza y con puertas abiertas a recibir mascotas, sin cuarentena para Pivo, donde hablan nuestro mismo idioma (detalle muy ventajoso para todos los trámites documentales a realizar), y con múltiples consulados dentro de la geografía española, lo convertía en un destino todavía más jugoso para nosotros. Con opciones de vuelos para llegar directos a La Habana desde España y con múltiples alternativas de alojamiento dog-friendly en casas particulares estaba decidido, Pivo tendría su primer viaje caribeño, y además en unas fechas muy especiales…

 

Pivo en el bar mueso de ron havana club, La Habana, Cuba
Pivo a ritmo de salsa y ron

 

2-SELECCIÓN DE FECHAS DE VIAJE Y COMPRA DE BILLETES DE AVIÓN

Cuando se toma la decisión de viajar con una mascota, es muy importante además de consultar los requisitos de entrada con la embajada del país correspondiente, seleccionar las fechas de viaje en las que se va a viajar ya que todos los documentos necesarios y su validez van a depender de esas fechas elegidas.

En nuestro caso la época elegida para el viaje no podía ser mejor: Diciembre/Enero. ¿Hay alguna forma mejor de acabar el año que haciendo lo que más nos gusta, viajar? ¡Pues si! ¡Pasar el fin de año en la Habana y que vuestro mejor amigo os acompañe!

 

Pivo en la playa de Varadero, Matanzas, Cuba
Pivo navideño en Varadero

 

Nuestro viaje coincidiría con la estación seca, el invierno en Cuba, por lo que las temperaturas son suaves, ideales para un perro, y la probabilidad de lluvia es menor ya que es la época equivalente a nuestros meses de verano europeo. Solamente existe una pega para viajar en fin de año a Cuba, y es el precio de los billetes de avión. En nuestro caso, teníamos 3 opciones de aerolíneas para viajar a La Habana en un vuelo directo desde España (Madrid), Air Europa, Iberia y Evelop. Las 3 nos permitían viajar con Pivo en cabina, por lo que seleccionamos la que mejor nos convenía por horarios de vuelo, fechas y precios.

¡Y por fin billetes a La Habana confirmados! Pivo tendría un vuelo de 12 horas por delante (y nosotros también), pero valdría la pena por el paraíso que le esperaría….

 

Pivo en el aeropuerto internacional José Martí, La Habana, Cuba
Llegada al aeropuerto de la Habana

 

3-DOCUMENTACIÓN MASCOTAS PARA ENTRAR EN CUBA

Aunque el listado de documentación a preparar para poder llevar a tu mascota pueda parecer una auténtica locura a primera vista, tenemos que decir a nuestro favor que esto solo lo pensaréis la primera vez que viajáis con vuestra mascota. Las siguientes veces el papeleo será el mismo o similar según el país de destino, y acabaréis viéndolo como una rutina más de preparación de viaje como reservar los billetes de avión, el hotel o un coche de alquiler.

Cuba es un país que no tiene cuarentena para las mascotas que cumplan todos los requisitos de entrada al país y lleven toda la documentación en orden. Tengo que reconocer que después de haber estado en diferentes países, Cuba ha sido uno de los más exhaustivos a la hora de verificar la documentación de la mascota, por lo que es muy importante seguir los pasos que indica la embajada cubana de tu país de origen. En nuestro caso los requisitos exigidos para la entrada en Cuba de mascotas desde la Unión Europea (año 2016) han sido los siguientes:

  • Identificación del animal con un Microchip.
  • Pasaporte Europeo donde aparecen las vacunas del animal.
  • Estar vacunado frente a la rabia con una vacuna válida en el momento de realizar el viaje.
  • Certificado de salud del animal emitido por un veterinario clínico colegiado en el modelo editado por el Consejo General de Colegios de Veterinarios, en el que se indique que el animal no presenta síntomas de enfermedades infectocontagiosas, que está en condiciones de realizar el viaje, que está vacunado de la rabia, y cualquier otro dato que exija el país de destino, en este caso plazos en relación a las vacunas y/o desparasitaciones. Es importante reflejar las fechas de vacunación y/o desparasitación en el certificado de salud. Este certificado tiene un coste que depende del veterinario que lo expida, en nuestro caso han sido 35 Euros.
  • Certificado de exportación emitido por Sanidad Animal en el PIF (puesto fronterizo de inspección) 10 días antes del embarque, firmado por el Inspector de Sanidad Animal. Este certificado es gratuito.
  • Los 2 certificados anteriores junto con la documentación del pasaporte del animal deben ser llevados al consulado cubano más cercano para que sean legalizados por este organismo oficial, en nuestro caso fue el de Santiago de Compostela. El trámite de legalización de los documentos en el consulado tuvo un coste para nosotros de 110 Euros. Este pago de 110 Euros debe realizarse 48 horas antes de que acudáis al consulado a solicitar el servicio, y deberéis llevar el comprobante de ingreso en el banco. No aceptan pago en metálico ni con tarjeta de crédito.
  • Test serológico de anticuerpos de la rabia de la mascota: aunque no es necesario para entrar en Cuba, lo necesitareis para regresar con la mascota a la Unión Europea ya que es la única forma de asegurar que a vuestro perro le ha sido efectiva la vacuna de la rabia. Debe ser realizado en un laboratorio autorizado de la Unión Europea y dar un valor igual o superior a 0.5 UI /ml. Es muy importante que el resultado de esta prueba aparezca reflejado en el pasaporte de la mascota. Ver aquí información adicional sobre el test serológico.

 

Y hasta aquí toda la documentación necesaria para vuestro perro, pero atención, no solo él tendrá que obtener un permiso de entrada al país, sino que vosotros también necesitaréis un visado. El visado se puede solicitar a distancia vía correo postal (47 Euros) o presencial en el consulado (22 Euros). Teniendo en cuenta que para poder viajar con vuestra mascota necesitareis si o si hacer acto de presencia en el consulado cubano, ya podréis aprovechar la visita para hacer la gestión de vuestros visados in situ ese mismo día. Para solicitar dicho visado turístico para humanos deberéis presentar los siguientes documentos:

  • Pasaporte vigente
  • Copia del billete de avión ida y vuelta
  • Seguro de viaje
  • Resguardo del Banco con el importe correcto y el nombre y los apellidos de la persona que solicita el servicio (si, el pago también hay que realizarlo por adelantado)

Y con lo anterior y los billetes de avión, ya estábamos preparados para organizar el que sería un viaje impresionante para los tres.

NOTA: Nuestro viaje tuvo una duración de 13 días incluyendo los días de vuelo (11 días en Cuba). En el caso de que el viaje hubiese sido de 15 días en el país o superior, es necesario que antes de regresar a la Unión Europea un veterinario autorizado en Cuba expida un certificado de salud del animal. Se trata de una exigencia del Gobierno Cubano, no de la Unión Europea, pero en el aeropuerto de Cuba cuando regreséis a casa, antes de entrar en la zona de control para pasar a la terminal de embarque hacia Europa, un Veterinario Cubano hará un check in de la mascota y de la documentación para dar el ok y permitir el acceso del animal a la zona de embarque. Por tanto, es necesario tener en cuenta este detalle.

 

Sello del control veterinario del aeropuerto internacional José Martí
Sello inspección veterinaria de Cuba

 

4-ALOJAMIENTO EN CUBA PARA MASCOTAS

Cuando uno toma la decisión de viajar a Cuba con su mascota, lo primero que debe saber es que los resorts y hoteles tipo todo incluido no aceptan mascotas en sus instalaciones, NINGUNO, por lo que la única posibilidad de alojamiento existente son las casas particulares.

Prácticamente todas las casas particulares aceptan mascotas ya que la mayoría de los cubanos adoran a los perros. Y os podemos asegurar que la experiencia de dormir en casas particulares y poder aprender de su cultura mejora con creces el pasarse una semana en un resort sin apenas contacto con el mundo real cubano.

En nuestro caso llevamos todos los alojamientos reservados desde España ya que teníamos la ruta por la isla definida. Es cierto que en determinadas zonas de Cuba podríamos haber reservado el alojamiento in situ, pero en otras zonas muy turísticas como La Habana o Varadero, dependiendo de las fechas de viaje, puede ser más complicado encontrar donde alojarse, por lo que nosotros recomendamos llevar todo preparado por adelantado, y más viajando con un perro. Adelantarse siempre va a presentar ventajas ya que podrás ver las fotografías de la casa, seleccionar una mejor ubicación, además de no perder tiempo durante el viaje.

Existen varias Webs desde donde poder buscar alojamiento con mascota en Cuba: nosotros hemos utilizado Airbnb, Cuba-Room, Cubasolidays.com y Booking Havana, y cualquiera de ellas funcionan perfectamente. De hecho, para que veáis lo bien que funcionan, os contamos que en el alojamiento de la Habana donde íbamos a pasar la noche de fin de año, una semana antes de nuestro viaje la casa tuvo una inundación en los baños y nos comunicaron que no iba a ser posible alojarnos allí. Como podéis imaginar, en esas fechas festivas todos los alojamientos estaban ocupados en La Habana, por lo que ellos mismos se ofrecieron a buscarnos un alojamiento alternativo con las mismas características y enviarnos fotos de varias opciones para verificar cual nos gustaba más. Sí, hay muchos alojamientos en Cuba que no están disponibles en Webs, más de los que os podéis imaginar, por lo que para un cubano es más sencillo buscar alojamiento desde la propia ciudad, de ahí nuestra visión anterior de poder viajar a Cuba sin necesidad de llevar el alojamiento reservado. Os fijaréis que en la isla todos los alojamientos particulares están identificados con un ancla azul.

 

Fachada de la casa particular "Las tres Marías", La Habana, Cuba
Alojamiento en casa particular, La Habana

 

5-CÓMO MOVERSE POR CUBA CON MASCOTA

Moverse por el país de destino con tu mascota es algo que deberíamos llevar planificado siempre que sea posible. En el caso de Cuba, para poder desplazarse por el país existen 3 opciones de las cuales solamente 1 de ellas era válidas para viajar con perro:

  • Autobús Viazul: lo descartamos ya que nos contestaron vía email que no permitían viajar con mascotas en su interior.
  • Coche de alquiler: los coches de alquiler en Cuba pertenecen al Estado Cubano aunque sean gestionados por empresas privadas, y en todas nos contestaron que no permitían viajar con mascotas en su interior además de que tiene una penalización para la persona que incumpla de 50 CUC. Solamente una compañía nos dijo que no ponían problemas para llevar a la mascota en sus coches, Cubacation, pero para evitar posibles problemas en caso de que una vez allí nos pusieran pegas por el perro, decidimos descartar esta opción. Finalmente, una vez en Cuba experimentamos que no había absolutamente ningún problema en llevarlo si el perro era de tamaño pequeño.
  • Taxi: ya solo nos quedaba la alternativa del taxi para poder viajar por la isla. Y aunque es posible ir negociando viajes entre distintos puntos del país cada vez que se llega a un nuevo destino, nos pareció más cómodo contratar el servicio de un taxi-chófer para nosotros durante 8 días. Contactamos con varios de ellos y ninguno nos puso pega para llevar a Pivo. Os dejo aquí un listado de Taxis-Chofer a contactar para este Servicio:
    • Humberto: humberto7706@nauta.cu / hgfamily5@gmail.com
    • Jimmy: jimmy.caballero93@nauta.cu
    • Cubasolidays: taxis@cubasolidays.com
    • Edgar: edgarviajescuba@nauta.cu
    • Daniel: taxicubareservas@gmail.com

Nosotros elegimos a Jimmy, y viajamos con él por parte de la isla en un coche ruso modelo Moskvitch (Moscovich) del año 70. El servicio tiene un coste de 100 CUC diarios y no incluye alojamiento del Taxista ni gasolina. El alojamiento del Taxista eso sí, será mucho más económico que el vuestro (unos 25 CUC diarios) debido a que negocian directamente con las casas. El precio de la gasolina ronda los 0,80 USD/litro.

Además de aconsejarnos algunos sitios para visitar y acercarnos más a la cultura cubana, Jimmy es un chico excepcional, por lo que lo recomendamos 100%. Esta forma de viajar os integrará mucho más en el mundo cubano por lo que solo presenta ventajas para los viajeros, incluida nuestra mascota.

 

Foto con nuestro taxista en la plaza de la revolución, La Habana, Cuba
Con Jimmy, nuestro taxista en Cuba, y su Moskvitch

 

  • Otros transportes para moverse en la Habana con perro son los Coco taxis, los taxis estándar y los coches clásicos, ya que en todos permiten mascotas. También nos subimos con unos cubanos en una guagua en La Habana, el autobús que utilizan los locales, y nadie se extrañó de ver a un perro en brazos, pero esta historia os la contaremos más adelante con más detalle.

Además, en otras localidades alrededor de la Habana os ofrecerán transporte en carros de caballos. A pesar de que entendemos que sea un medio de transporte habitual en Cuba debido al desarrollo actual del país, nosotros no lo utilizamos ya que intentamos no participar en actividades turísticas que impliquen maltrato animal, por lo tanto, no vamos a recomendar esta forma de “transporte” ya que existen otras alternativas mucho más respetuosas con los animales.

 

Pivo en un coche clásico americano frente a la fortaleza del morro, La Habana, Cuba
Pivo en coche clásico

 

Las próximas entradas del blog serán mucho más divertidas ya que os contaremos nuestra ruta por Cuba día a día con cada uno de los lugares que hemos visitado en la isla con Pivo. No te las pierdas, ¡síguenos!

 

Consejos para viajar con tu perro

Antes de emprender tu viaje

Si has llegado hasta aquí, es que estás interesado en que tu mascota te acompañe en tu próximo viaje. Pensamos que es una muy buena elección ya que será una experiencia muy gratificante, pero siempre y cuando se organice de la forma correcta. La primera vez que nosotros viajamos con nuestro perro Pivo al extranjero, no teníamos suficiente información de cómo planificarlo, por eso aquí te presentamos unos cuantos consejos a tener en cuenta antes de viajar con tu mejor amigo.

Gestiones necesarias para viajar con mascota

Hay 3 cosas básicas que cualquier mascota viajera debería poseer si pretendes que recorra el mundo contigo:

  • Microchip: se trata de la identificación del animal. Va insertado bajo la piel del perro y consiste en un código numérico que se puede leer con un lector de microchip. Aunque es cierto que en determinados países no verifican el microchip por no considerarlo obligatorio, tu perro tendrá que tenerlo igualmente para obtener muchos otros documentos necesarios para salir de/entrar a su país de origen.
  • Pasaporte europeo: es el documento oficial de identificación del animal para poder viajar de un país a otro. En él debe aparecer reflejado tanto las características del perro (número de microchip, sexo, edad, raza, fotografía…) como todas las vacunas y tratamientos parasitarios con la fecha de inoculación y el número de lote correspondiente.
  • Vacuna de la rabia: es la vacuna obligatoria para que tu perro pueda entrar en cualquier país del mundo.

Con lo anterior, tu perro podrá acceder a cualquier país de la Unión Europea, a excepción de Reino Unido, Irlanda, Malta, Finlandia o Noruega, destinos para los que será necesario además tratar al perro contra E. multilocularis entre 24 y 120 horas antes de llegar al país.

Para salir fuera de la Unión Europea será necesario ver las condiciones de acceso de cada país en particular.

Pasaporte Europeo para animales de compañía

 

Tan importante es ir como volver

Lo más importante para poder llevarte a tu perro de viaje, es que una vez finalizadas las vacaciones pueda volver contigo a casa. Para ello necesitarás realizar el Test serológico de la rabia, obligatorio cuando se viaja a un país no perteneciente a la Unión Europea. Este Test es la única forma existente de asegurar que a tu perro le ha sido efectiva la vacuna de la rabia. Debe ser realizado en un laboratorio autorizado de la Unión Europea y dar un valor igual o superior a 0.5 UI /ml. El resultado de esta prueba debe aparecer siempre reflejado en el pasaporte de la mascota.

La edad mínima para vacunar a los animales frente a la rabia debe ser de 12 semanas y la muestra de sangre para el test serológico se tomará como pronto 30 días después de la inoculación de la vacuna de la rabia (en caso de que sea su primera vacuna) y se enviará al laboratorio autorizado. Consultar aquí la lista actualizada de laboratorios autorizados.

Campaña informativa del ministerio de agricultura y pesca

 

Si se respetan las fechas de las vacunas anuales de la rabia, el test serológico tendrá validez durante toda la vida del perro, por lo que no será necesario hacerlo cada vez que viajes. Lo más sencillo es realizar la gestión de este Test a través de tu veterinario, nosotros así lo hemos hecho en su momento.

Es muy importante llevar el resultado de este test en el pasaporte del perro ya que a pesar de que no te lo solicitarán cuando salgas de la Unión Europea sí te lo pedirán cuando vuelvas a entrar, y en caso de que no lo tengas implicaría la cuarentena del animal o incluso su destrucción 🙁

Selección de destino

Cuando elegimos destino para viajar con nuestro perro, hay 4 cosas que siempre debemos tener en cuenta:

  • Cuarentena: Nosotros siempre evitamos destinos que tengan cuarentena para los perros.
  • Viaje en cabina: Si el desplazamiento hasta el destino vamos a realizarlo en avión, verificamos siempre que el país permita acceder con mascotas en la cabina del avión para que Pivo pueda viajar con nosotros (sí, ciertos países prohíben la entrada de mascotas en cabina y solo aceptan su entrada vía cargo). También comprobamos que el trayecto a realizar desde España sea viable con conexiones de aerolíneas con política Pet Friendly. Sabemos que la mayoría de las compañías aéreas solamente admiten perros hasta un determinado peso (perros de tamaño pequeño), de ahí que nuestros viajes solamente puedan servir de ayuda para viajar con perro pequeño como lo es Pivo. Esperemos que la normativa cambie en un futuro próximo…
  • Época de viaje: según la época del año en la que pretendamos viajar, decidimos el destino en función del clima que hará en el país seleccionado para evitar épocas de mucho frío, mucho calor o incluso lluvias.
  • Antelación de preparativos: ciertos destinos exigen una gestión de papeleo con meses de antelación a la llegada, por lo que será un motivo a tener en cuenta el saber si tenemos tiempo suficiente para hacer las gestiones oportunas.
Pivo en el castillo de Chambord

 

Documentación y vacunas específicas del país de destino elegido

Y ahora que ya está decidido el país en el que viviréis vuestra próxima aventura, será necesario asegurarse de la documentación requerida para entrar. Es siempre tu responsabilidad consultar con la embajada del país de destino los requisitos vigentes para que tu perro pueda entrar en dicho país. A pesar de que en este blog os contaremos siempre la documentación que hemos tenido que presentar para viajar con Pivo a los diferentes destinos, pensad que la normativa puede cambiar de un año para otro, por lo que siempre hay que volver a consultar con la embajada en cuestión la documentación necesaria a preparar para evitar cualquier incidente. Las autoridades del país de destino no dudarán en negar el acceso a tu mascota ante la falta de alguna gestión no realizada por vuestra parte.

Los documentos generales que suelen exigir la mayoría de países de fuera de la Unión Europea además del Microchip, Pasaporte y vacuna de la rabia, son el certificado de salud del animal y el certificado de exportación:

  • Certificado veterinario de salud: se trata de un documento oficial que debe emitir un veterinario colegiado donde queda reflejado que el animal es apto para viajar. En este certificado se indican además de los datos del perro, las vacunas y otros tratamientos parasitarios recibidos.
    Certificado veterinario de salud

     

  • Certificado oficial de exportación: documento expedido por el Ministerio de Agricultura y pesca, alimentación y medioambiente de España, donde Inspección de sanidad animal certifica que el animal viajará al país de destino seleccionado y autoriza la exportación del mismo.
Certificado de exportación

 

Según el destino elegido, es posible que el animal necesite vacunas específicas para poder entrar. Aquí os dejamos el link de la web oficial del Ministerio de Agricultura y pesca, alimentación y medioambiente de España con información general para viajar con animales de compañía:

Transporte 

Cómo llegar al destino con tu perro

Cada vez existen más alternativas para poder viajar entre distintos países, además del coche, sin separarnos de nuestra mascota.

Distintas compañías de tren, ferry y avión tienen políticas Pet Friendly que te permitirán viajar con tu mascota a tu lado. Hay que prestar especial atención a los requisitos de peso máximo del animal, así como de las medidas de trasportín permitidas para evitar problemas de acceso al transporte.

Pivo viajando con nosotros en la cabina del avión

 

Como moverse en destino con tu perro

En ocasiones los desplazamientos con mascota en ciertos países pueden suponer muchos quebraderos de cabeza si no se conocen las diferentes alternativas para hacerlo. Recomendamos buscar información acerca de las restricciones para viajar con mascotas en transportes público (metro/autobuses/tren/barco/taxi) y si es obligatorio el uso de trasportín o bozal.

El coche de alquiler o las compañías privadas de transporte de mascotas siempre serán una buena alternativa para desplazarse con perro en los destinos con medios de transporte público no Pet Friendly.

 

Alojamiento

Los hoteles en los que nosotros nos alojamos con Pivo en los distintos países y que os vamos a mostrar en nuestro blog podéis estar seguros de que tienen política Pet Friendly y que vuestra mascota va a sentirse como en casa. Sin embargo, cuando uno realiza búsquedas online en buscadores de alojamiento acerca de Hoteles Pet Friendly, no siempre puedes estar seguro de que la relación de hoteles que aparecen aceptarán realmente a tu mascota. Recomendamos siempre contactar con el alojamiento en cuestión antes de reservar para que confirmen si aceptan mascotas, visitar su página web para conocer su política sobre mascotas (Pet Policy) y así evitar posibles confusiones.

Pivo en el hotel Santa Marina,Venecia.

 

 Seguro de Viaje

Nuestro último consejo y no por ello menos importante, es que siempre deberíais reservar un seguro de viaje para vuestra mascota. Cuando realizamos un seguro de viaje para Pivo, no pensamos solamente en los gastos de asistencia veterinaria que pueden surgir, sino también en qué pasaría con Pivo si a nosotros nos sucediese algo durante el viaje ya que este tipo de seguros suelen cubrir en la póliza gastos de cuidados al animal en una residencia para que esté bien atendido en caso de que sus dueños no puedan hacerse cargo por haber sufrido un accidente o haber enfermado. También se pueden incluir gastos de responsabilidad civil y de repatriación del animal a su país de origen en caso de enfermedad, accidente o fallecimiento. Por lo que si de verdad quieres a tu perro, el seguro de viaje es el mejor regalo que puedes hacerle para que en ningún caso quede desprotegido en el extranjero.

Como veis,cuando se viaja con mascota hay que tener claro que debemos planificarlo todo con más antelación y atención que cuando uno viaja sin animales. Pero aunque no lo creáis, tendréis igualmente aventura para rato…

Síguenos para disponer de información para viajar con tu mascota por todo el mundo.

Si te a gustado este articulo no dudes en valorarlo y compartirlo en tus redes sociales.