Varadero

Varadero

DÍAS 10-12: VARADERO

Día 10: VIAJE A VARADERO

El viaje a Varadero desde Caibarien tenía una duración de unas 3 horas y media, por lo que decidimos hacerlo con calma parando de camino para que Pivo lo llevase mucho mejor. Al llevar tantos días de viaje, Pivo ya estaba algo cansado por lo que la mayor parte del tiempo del trayecto se lo pasó durmiendo.

 

Pivo descansando en el taxi camino a Varadero
Pivo descansando en el taxi camino a Varadero

 

Para acceder a Varadero es necesario pagar un peaje. Tras haber conocido Varadero diríamos que no es la auténtica Cuba ya que es demasiado turístico y no tiene nada que ver con el resto del país. Aun así merece la pena la visita ya que sus playas son espectaculares.

Lo primero que hicimos fue dirigirnos a la casa particular que habíamos reservado vía AirBnb, Papo’s House . La ubicación de la casa era buena, en segunda línea de playa, y la habitación, aunque era sencilla, disponía de todo lo necesario para pasar unos días.

 

Habitación Papo’s House
Habitación Papo’s House

 

A pesar de que a pie de playa en Varadero hay algunas casas particulares que admiten mascotas, debido a las fechas de nuestro viaje y a pesar de haber reservado con tanta antelación, ya no había disponibilidad. De todas formas, el trato de Yamila, nuestra hospedadora en Papo’s House, fue excelente por lo que este alojamiento fue una buena decisión. Nos dio un montón de recomendaciones para visitar en la zona, y como ella tenía varios perros pequeños nos indicó que podíamos llevar a Pivo a la playa sin problema.

Esa tarde la pasamos completa en la playa de relax. Curiosamente había carteles que indicaban prohibido perros. Preguntamos a 4 policías diferentes si se podía acceder con el perro a la playa para evitar problemas y todos nos dijeron que sí, por lo que desconocemos a qué se refieren los carteles: ¿prohibido el baño de los perros en el mar? ¿prohibido hacer sus necesidades los perros en el mar? juzgad vosotros mismos por la imagen…

 

Cartel de regulaciones de la playa de Varadero
Cartel de regulaciones de la playa de Varadero

 

Nos quedó claro que Pivo podía estar en la playa cuando una vez en ella los policías encargados de vigilar dicha playa se paraban a jugar con él y acariciarlo. Además, había más perros en la playa, lo que nos tranquilizó todavía más.

La playa de Varadero es una auténtica pasada, la arena es muy fina y blanca y el agua de un color azul turquesa muy intenso. Además, el ancho del arenal es enorme lo que hace que, aunque esté llena de gente, te sientas bastante aislado. La vegetación proporciona bastante sombra en la zona cercana a los accesos a la playa, lo cual fue genial para que Pivo descansara después de jugar.

 

Accesos a la playa de Varadero
Accesos a la playa de Varadero

 

Pivo jugando en la playa de Varadero
Pivo jugando en la playa de Varadero

Esta zona de playa es la playa pública del centro del pueblo de Varadero a donde van los locales. Las zonas de playa donde se encuentran los hoteles principales de todo incluido están más alejadas y no llegas a acceder a ellos realmente, por lo que el perro no supone ningún inconveniente en la playa ya que a los cubanos les encantan los perros y la mayor parte de los turistas están en los resorts de estas zonas más alejadas. El ambiente cubano en esta playa es brutal, ya que llevan aparatos de música y están bailando y bebiendo mojitos todo el tiempo. Increíble poder hablar y beber con ellos en ese ambiente, ¡es una experiencia única!

 

Playa de Varadero
Playa de Varadero

 

Esa tarde no nos movimos de la playa hasta ver la puesta de sol.

 

Puesta de sol en Varadero con tu perro
Puesta de sol en Varadero

Nos fuimos a la casa particular a darnos una ducha y salimos a pasear por el pueblo en busca de un lugar para cenar. Hay varios restaurantes con terraza en la avenida principal donde poder cenar con vuestro perro, por lo que no tendréis problema alguno. Nosotros elegimos el restaurante el Rancho Varadero, pero a pesar de que nos dejaron sentarnos en la parte de la terraza abierta para tomar unos mojitos, no permitían el acceso con perro para cenar en la terraza cubierta.

 

Mojitos en terraza Rancho Varadero
Mojitos en terraza Rancho Varadero

 

Nos tomamos nuestros mojitos con calma mientras sonaba música cubana en directo, y luego salimos en busca de la siguiente terraza donde poder cenar con Pivo: Restaurante El Caney, mucho más económico que el Rancho Varadero, por lo que viendo la parte positiva, ahorramos algo de dinero 😉

 

DÍA 11: EL OTRO VARADERO

Nos despertamos con ganas de un buen desayuno y Yamila no nos decepcionó en absoluto. Tienen en la casa una zona para desayunar y Pivo pudo estar con nosotros sin problema.

 

Desayuno Papo´s House
Desayuno Papo´s House

 

El día de hoy lo dedicamos a conocer Varadero, por lo que dejamos la playa a un lado y salimos con Jimmy a explorar la zona. Y descubrimos que hay una serie de actividades que ofrecen al turista y que los locales le llaman EL OTRO VARADERO. Se trata de la reserva ecológica de Varahicacos, una zona verde cercana a las tan conocidas playas de Varadero de arena blanca y fina y mar azul turquesa.

 

Cartel reserva Varahicacos, El Otro Varadero
Cartel reserva Varahicacos, El Otro Varadero

 

Decidimos hacer esta ruta que incluye los siguientes puntos de interés donde para nuestra grata sorpresa todos ellos eran pet-friendly :

  • Cueva Musulmán: ubicada en el Área protegida Varahicacos, a esta cueva se accede por el llamado Sendero de los Musulmanes, que consta de una ruta de 1 hora aproximadamente donde el perro debe ir con correa en todo momento.

 

Sendero Musulmanes, El otro Varadero
Sendero Musulmanes

 

El sendero está señalizado en todo el recorrido y pasa por zonas naturales muy hermosas con flora y fauna de la región, donde se puede escuchar todo el tiempo los silbidos del pájaro Juan Chiví y el canto de rana del Arriero.

 

Formaciones rocosas en el Sendero Musulmanes, El otro Varadero
Formaciones rocosas en el Sendero Musulmanes

Una vez en la Cueva Musulmán que se encuentra en la mitad del recorrido, puede observarse el enterramiento aborigen de aproximadamente 2.000 años donde se encuentra un esqueleto junto a ornamentos y utensilios. El coste de la entrada es de 5 CUC por persona, perros gratuitos.

 

Restos del enterramiento aborigen en la cueva Musulmán, El otro Varadero
Restos del enterramiento aborigen en la cueva Musulmán

 

Interior cueva Musulmán, El otro Varadero
Interior cueva Musulmán
  • Cueva de Ambrosio: esta cueva que consta de rocas de 2 millones de años de antigüedad, contiene un auténtico tesoro arqueológico de pictografías primitivas. En esta gruta se almacenan unas 47 pinturas precolombinas de colores rojo y negro que pueden observarse en gran parte en la zona principal, la sala de las Claraboyas.

 

Cueva Ambrosio, El Otro Varadero
Cueva Ambrosio

 

Pictograma precolombino en Cueva Ambrosio, El otro Varadero
Pictograma precolombino en Cueva Ambrosio

 

Después de ser un asentamiento de indígenas precolombinos, la cueva pasó a ser un refugio de esclavos huidos y piratas. La entrada es de 5 CUC por persona y los perros pueden ir caminando con correa. Para poder moverse con facilidad ante la falta de luz, en la entrada de la cueva os proporcionarán una linterna. Y no os asustéis por la cantidad de murciélagos que habitan esta cueva, son totalmente inofensivos.

Sala de las claraboyas,Cueva Ambrosio, El otro Varadero
Sala de las claraboyas,Cueva Ambrosio

 

Murcielagos en la Cueva Ambrosio, El otro Varadero
Murcielagos en la Cueva Ambrosio
  • El patriarca Cactus: se trata de un Cactus de unos 7 metros de altura que se encuentra en el Área protegida Varahicacos. Tiene más de 500 años de longevidad por lo que es el ser viviente más antiguo de toda la isla. La entrada a la zona tiene un coste de 2 CUC por persona, y para llegar al Cactus hay que recorrer un sendero muy sencillo. Lo realmente sorprendente del Cactus para nosotros fue la forma del mismo, ya que esperábamos encontrar la típica silueta de un cactus de desierto y no fue así.

 

Entrada al Cactus Gigante El patriarca, El otro Varadero
Entrada al Cactus Gigante El patriarca

 

Pivo junto al Cactus Gigante El patriarca, El otro Varadero
Pivo junto al Cactus Gigante El patriarca

En esta área es donde pudimos observar el punto límite entre “El Otro Varadero” y el “Varadero turístico” ya que en el hotel que rodea la zona protegida se sentía la música a todo volumen con megafonía de animación para los turistas dispuestos a pasar unas vacaciones de diversión en un resort todo incluido.

Este día, además de conocer el Otro Varadero, también nos acercamos a conocer la zona de la Marina Varadero, lugar con centros comerciales y muelles de yates donde pudimos pasear tranquilamente y picar algo de comer en una de sus múltiples terrazas.

La marina, Plaza Gaviotas
La marina, Plaza Gaviotas

 

La Marina,Varadero
La Marina,Varadero

Volvimos a la zona de nuestra casa particular para pasear por el centro de Varadero, y además de bares, restaurantes y tiendas de souvenirs, solamente encontramos un punto de interés recomendable, el Parque Josone, un parque muy agradable para pasear con perro aunque no puede pisar las zonas verdes.

 

Cartel parque Josone
Cartel parque Josone

 

Paseo por el parque Josone
Paseo por el parque Josone

 

Tras una buena ducha salimos a buscar un buen sitio para cenar y probamos suerte en un restaurante ubicado a 10 minutos andando de nuestro alojamiento: La Barbacoa . Nos permitieron cenar con Pivo y la verdad es que ni se enteraron que allí había un perro ya que Pivo se metió debajo de la mesa y se echó a dormir, había sido un día muy largo para él… La cena espectacular con marisco, cerveza y mojitos incluidos por tan solo 50 CUC. Buena forma de acabar el día

 

Cena restaurante Barbacoa
Cena restaurante Barbacoa

 

DÍA 12: PLAYA VARADERO

Y para nuestro último día en esta zona playera de Cuba no había mejor plan que pasarlo en la playa. Nos hicimos un reportaje Navideño  y nos tomamos unos mojitos mañaneros en el bar que está a escasos metros de la arena a 6 CUC cada uno.

 

Foto navideña en Varadero
Foto navideña en Varadero

 

Felicitación año nuevo 2017 de Pivo en Varadero
Felicitación año nuevo 2017 de Pivo en Varadero

 

Mojitos en Varadero
Mojitos en Varadero

 

Cuando se acercaba la hora de comer empezó a nublarse y nos pilló la lluvia en la playa, por lo que aprovechamos para ir a comer a un restaurante que hay a pie de playa, el Ranchón Cielo Mar . Pasamos un par de horas comiendo y tomando mojitos con unas alemanas que nos cedieron parte de su mesa ya que el restaurante estaba completo, y pasamos un rato estupendo entre mojitos y risas. La cuenta fue muy barata a nuestro parecer para la cantidad de alcohol consumida, 46 CUC entre los 2, nada mal para estar pegado a la playa.

 

Vistas de la playa desde el Restaurante Cielo Mar
Vistas de la playa desde el Restaurante Cielo Mar

 

Deliciosa langosta con camarones en Restaurante Cielo Mar
Deliciosa langosta con camarones en Restaurante Cielo Mar

 

Volvimos a la playa por la tarde para aprovechar nuestras últimas horas en Varadero y ver la puesta de sol.

Curiosamente volviendo al alojamiento conocimos a unos cubanos que vivían al lado de la casa particular donde nos alojábamos y que tenían varios perros pequeños con los que Pivo hizo buena amistad. Tenían una fiesta preparada con amigos esa noche donde había un montón de comida y bebida y a la que nos invitaron a asistir. Nos pareció un buen plan y Pivo se lo pasó en grande con sus amigos peludos cubanos. Inmejorable forma de acabar el día y nuestra estancia en Varadero.

Al día siguiente seguiríamos nuestra ruta hacia la Habana donde pasaríamos allí el resto del día antes de coger el avión de vuelta para España. Podéis leer aquí el reportaje.

 

Terraza del mirador del puente Bacunayagua, el mas alto de Cuba
Terraza del mirador del puente Bacunayagua, el mas alto de Cuba

Esperamos que nuestro viaje a Cuba con perro os haya resultado inspirador, realmente es un paraíso recomendable 100% para viajar con vuestro amigo peludo .

Si os ha parecido interesante compartidlo para que más viajeros se animen a llevar a su mejor amigo de viaje. Podéis valorar el post o comentar cualquier duda o sugerencia que nos queráis transmitir.

Bahía de cochinos y Cienfuegos

DÍAS 5-6: BAHÍA DE COCHINOS Y CIENFUEGOS

Día 5: PLAYA LARGA EN BAHÍA DE COCHINOS

Quinto día del viaje (bueno en realidad el cuarto, recordad que en La Habana pasamos el último día del viaje antes de volver a España) y tras el madrugón, un buen desayuno y la buena despedida de Miki y Louis Mario, tocaba emprender ruta hacia el sur de la isla. Jimmy, nuestro taxista, estaba esperándonos bien temprano en la puerta de la casa particular “Las Tres Marías” con su Moskvitch (Moscovich) del año 70 y comenzamos así el viaje en coche hasta Bahía de Cochinos, nuestro próximo destino.

El trayecto de 2 horas se hizo muy ameno gracias a la conversación con Jimmy, que nos iba contando historias sobre Cuba, explicando el modo de vida de los cubanos, así como curiosidades varias que nos permitieron conocer más de cerca este país. Aunque esta ruta era mayoritariamente por autopista, nos permitió visualizar la variedad de paisajes en contraste con la ciudad de La Habana y la gran cantidad de carteles ensalzando la revolución cubana y sus victorias.

 

Cartel de la victoria en la Bahía de Cochinos
Cartel de ensalzamiento de la victoria en la Bahía de Cochinos

 

Y empezamos a oler el mar de nuevo…. un bungalow en Playa Larga sería nuestro alojamiento por una noche. A día de hoy, sabiendo lo que disfrutó Pivo en estas aguas caribeñas, hubiésemos dormido una segunda noche .

El alojamiento Bungalow La negrita lo reservamos vía Airbnb y le damos un diez tanto en el trato de sus hospedadores Philippe y Yudeymis como en la calidad del inmueble y su inmejorable ubicación a pie de playa. Tan a pie de playa estaba que Pivo estaba deseando que dejásemos la puerta abierta para salir corriendo hacia la arena, nunca lo habíamos visto tan feliz. Era la primera vez que Pivo pisaba una playa caribeña, quien nos lo iba a decir cuando comenzamos a viajar con él por Europa….

 

Bungalow La Negrita, Playa Larga
Bungalow La Negrita, Playa Larga

 

Habitación Bungalow La Negrita, Playa Larga
Habitación Bungalow La Negrita, Playa Larga

 

Esa mañana nos la pasamos en la playa de al lado del bungalow viendo como Pivo no paraba de correr y hacer amigos, porque eso sí, no era el único peludo en la playa 😉

 

Pivo y su amigo peludo en Playa Larga
Pivo y su amigo peludo en Playa Larga al atardecer

 

En la propia playa hay varios locales con zona exterior donde poder comer con vuestro perro. Eso sí, no dejéis de probar los mojitos, para nosotros los mejores que hemos probado en toda la isla.

 

Bebiendo unos mojitos en Playa Larga
Bebiendo unos mojitos en Playa Larga

 

Por la tarde decidimos ir a explorar el pueblo y visitar algunas de las otras playas. Solamente encontramos otra playa realmente bonita para relajarse, por lo que nos alegramos de haber elegido tan bien nuestro alojamiento en el bungalow. Acerca del agua del mar, también notamos que por la mañana estaba mucho más tranquila que por la tarde, importante si tenéis pensado hacer snorkel ya que esta zona es muy rica en coral y peces, y el agua cristalina acompaña a la actividad. Recomendable la zona de Cueva de los Peces.

 

Paseando por Playa Larga
Paseando por Playa Larga

 

Playa al oeste de Playa Larga
Playa al oeste de Playa Larga

 

Volvimos ya de nuevo caminando hacia nuestro bungalow y nos relajamos viendo la puesta de sol desde la playa con mojito en mano y un perro feliz ante nuestros ojos correteando con su nuevo amigo.

 

Pivo viendo la puesta de sol en Playa Larga
Pivo viendo la puesta de sol en Playa Larga

 

Mojito en la puesta de sol
Mojito en la puesta de sol

 

Para cenar fuimos al centro del pueblo, unos 5-10 minutos caminando, y elegimos el restaurante Tiki Bahía de Cochinos, un local ubicado encima del mar con una terraza con unas vistas espectaculares donde pudimos cenar tranquilamente con Pivo. Eso sí, no había posibilidad de elegir menú, el local servía lo que tenía ese día, en nuestro caso una sopa de pescado de primero y pollo o chuleta de cerdo con arroz y plátano frito de segundo, todo muy bueno eso sí, y acompañado de unas cervecitas bien frías. Lo mejor, el precio, 6 CUC por persona.

 

Cena en el restaurante Mirador Tiki, Playa Larga
Cena en el restaurante Mirador Tiki, Playa Larga

 

Lo bien que descansamos esa noche en nuestro bungalow…. El Bungalow La negrita y Playa Larga quedarán siempre en nuestro recuerdo como un lugar especial en Cuba.

 

Día 6: PLAYA GIRÓN Y CIENFUEGOS

A la mañana siguiente, nos despertamos con una imagen impresionante del amanecer.

 

Amanecer en Playa Larga
Amanecer en Playa Larga

 

Como teníamos desayuno incluido en el alojamiento y el bungalow disponía de cocina americana, la propia Yudeymis vino a preparárnoslo. Todo muy bueno y abundante.

 

Cocina del Bungalow La Negrita
Cocina del Bungalow La Negrita

 

Desayuno en Bungalow La Negrita
Desayuno en Bungalow La Negrita

 

Nos despedimos algo tristes de dejar aquel lugar que nos había sabido a poco, y arrancamos con Jimmy hacia Cienfuegos, haciendo una parada intermedia en Playa Girón, a 45 minutos en coche de Playa Larga.

Playa Girón, al sur de la bahía de cochinos, es conocida por ser uno de los puntos de desembarco en la invasión de Bahía de Cochinos de exiliados cubanos que fueron derrotados por las fuerzas de Fidel Castro, y hoy día hay un museo donde se recoge este hecho histórico y al que pudimos acceder con Pivo a su interior .

 

Entrada del Museo Girón
Entrada del Museo Girón

 

También fuimos a ver las playas de esta zona, playas a las que hay que acceder por una especie de campamento con montones de apartamentos donde los cubanos pasan las vacaciones según nos contó Jimmy.

 

Pivo en Playa Girón
Pivo en Playa Girón

 

Y no nos íbamos a ir sin darnos un baño en esta zona. ¡Playa Coco nos encantó! Ubicada hacia el Este, se trata de una playa de arena blanca con un rompeolas enorme en la que solo estábamos nosotros 3 . Podéis imaginaros a Pivo creyéndose el rey de la playa.

 

Pivo en Playa Coco
Pivo en Playa Coco

 

Volvimos a ponernos en ruta con Jimmy, que se había quedado charlando y tomando algo con otros cubanos. Nosotros no disponíamos de tiempo, pero Jimmy nos recomendó la opción de visitar Caleta buena, a 10 minutos en coche desde Playa Girón. Parece ser que se trata de una playa ideal para hacer snorkel. Como no fuimos, desconocemos si Pivo puede acceder o no a esta zona, aunque viendo con perspectiva el viaje y sabiendo que en ninguna playa prohibían el acceso a perros, deducimos que hubiese podido ir sin problemas.

Pero nosotros teníamos la próxima parada en mente: Cienfuegos, a 1 hora y cuarto de playa Girón.

Primeramente, nos dirigimos al alojamiento, ubicado a 15 minutos caminando del centro histórico de Cienfuegos, ya que la idea era pasar el resto del día explorando Cienfuegos sin volver al alojamiento. Aquí también reservamos vía AIRBNB, pero esta vez una casa particular, Hostal Casa Las Palmas. Mayra, nuestra hospedadora, vivía en la planta baja de la casa y la planta alta era toda para nosotros con 2 dormitorios, 2 baños y 2 terrazas enormes, una en el piso superior con unas buenas vistas. Esto era espacio suficiente para que Pivo se moviese con total libertad, aunque eso sí, siempre después de que el rey de la casa, un Golden Retriever, diese el visto bueno a Pivo.

 

Relajándonos en la terraza del Hostal Casa las Palmas
Relajándonos en la terraza del Hostal Casa las Palmas

 

Hemos de reconocer que la casa estaba muy bien en relación calidad-precio, podéis juzgar vosotros mismos por las imágenes.

 

Dormitorio Hostal Casa las Palmas
Dormitorio Hostal Casa las Palmas

 

Bañera Hostal Casa las Palmas
Bañera Hostal Casa las Palmas

 

Y a pesar de que esa bañera invitaba a sumergirse en un buen baño de espuma relajante, preferimos dejarlo para la noche y salimos a hacer algo de turismo por el centro de Cienfuegos antes de buscar un sitio donde comer.

El centro histórico de Cienfuegos fue nombrado en 2005 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Nosotros pasamos el resto del día visitando el centro histórico y pudimos verlo con calma y disfrutarlo.

Para comer nos dirigimos al restaurante Brisas del Mar por recomendación de unos cubanos (avda 44, enfrente del mar). Allí nos dirigieron a la zona de la terraza cubierta donde comimos camarones y enchiladas acompañado por supuesto por mojitos con unas vistas al mar magníficas por 38 CUC.

 

Restaurante Brisas del Mar en Cienfuegos
Restaurante Brisas del Mar en Cienfuegos

 

Este sería un buen sitio para ver la puesta de sol, aunque nosotros la veríamos horas más tardes desde el muelle real.

 

Puesta de sol desde el muelle Real, Cienfuegos
Puesta de sol desde el muelle Real, Cienfuegos

 

A modo resumen destacamos los siguientes puntos de interés para visitar en un día en Cienfuegos:

  • Paseo del Prado: Desde nuestro alojamiento nos dirigimos directamente hacia la plaza Jose Martí y para ello recorrimos el Paseo del Prado, una de las calles más largas de Cuba. En ella se encuentra la famosa estatua de Benny Moré y el cabaret Tropisur donde los perros no son bienvenidos . Si recorréis este paseo pasaréis por muchos edificios neoclásicos y sus columnas de colores.

 

Pivo en el Paseo del Prado, Cienfuegos
Pivo en el Paseo del Prado, Cienfuegos

 

  • Parque José Martí: Este parque se ubica en la plaza principal de Cienfuegos y ha sido declarado Monumento Nacional.

 

Parque José Martí
Parque José Martí

 

En este parque se pueden contemplar los edificios más importantes de la ciudad que comentamos en los siguientes puntos:

  • Catedral de la Purísima Concepción: se encuentra ubicada enfrente del parque de Jose Martí y es un edificio de la época de la colonización española.

 

Catedral de la Purísima Concepción
Catedral de la Purísima Concepción

 

  • Palacio de Gobierno: ubicado también en el entorno del parque José Martí, es un símbolo de la ciudad de Cienfuegos.

 

Palacio de Gobierno de Cienfuegos
Palacio de Gobierno de Cienfuegos

 

  • Museo Provincial: Otro de los edificios circundantes del parque José Martí, este museo se encuentra en un antiguo casino español. Su interior alberga la historia de Cienfuegos, así como colecciones de antigüedades y otros objetos de artes decorativas. Nosotros no accedimos a su interior por falta de tiempo y desconocemos si Pivo hubiese podido entrar.

 

Vista del Museo Provincial y el Palacio de Gobierno desde la plaza José Martí
Vista del Museo Provincial y el Palacio de Gobierno desde la plaza José Martí

 

  • Palacio Ferrer: en este palacio vivieron los Ferrers hasta la década de 1970. Se puede acceder a su interior y subir a la terraza para tener una vista general de la ciudad de Cienfuegos.

 

Vista del Palacio Ferrer al fondo y el bar Palatino ubicado en el edificio más antíguo de Cienfuegos en la Plaza de José Martí
Vista del Palacio Ferrer al fondo en la Plaza de José Martí

 

  • Arco del Triunfo: fue levantado voluntariamente por obreros de la ciudad, y honra a los miles de cubanos que cayeron en los campos redentores por la libertad de la Patria.

 

Niños jugando al fútbol delante del Arco del Triunfo de Cienfuegos
Niños jugando al fútbol delante del Arco del Triunfo de Cienfuegos

 

  • Teatro Tomás Terry: está considerado uno de los edificios eclécticos más elegantes de toda la ciudad.

 

Teatro Tomás Terry
Teatro Tomás Terry

 

  • Callejear por el casco histórico, declarado en 2005 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. El casco histórico de Cienfuegos engloba, además del Parque de José Martí citado anteriormente, 91 manzanas con un alto valor monumental, entre las que destacamos la Calle San Fernando que da directamente al parque José Martí y que además es completamente peatonal lo que hace que el paseo con mascota sea más agradable y fácil, en especial porque todos los cubanos nos paraban para saludar a Pivo y acariciarle . En esta calle encontrarás además cajeros automáticos donde poder sacar dinero en Cienfuegos.

 

Pivo en calle San Fernando, calle peatonal que une el paseo del Prado con la plaza de Jose Martí, Cienfuegos, Cuba
Calle San Fernando, Cienfuegos

 

En otra de las calles cercanas al parque de José Martí nos encontramos montones de puestos de artesanía en toda la avenida peatonal, donde otra vez nos pararon cientos de mercaderes para saludar a Pivo.

 

Mercado de artesania junto a la Plaza José Martí
Mercado de artesania junto a la Plaza José Martí

 

  • Malecón de Cienfuegos: se encuentra en el tramo del Paseo del Prado que va pegado al mar. Nosotros lo recorrimos tanto de día como de noche después de ver la puesta de sol desde el muelle real de Cienfuegos.

 

Malecón de Cienfuegos
Malecón de Cienfuegos

 

Para cenar, como estábamos tan cansados de caminar durante todo el día, y en el Paseo del Prado no encontramos ninguna terraza donde poder sentarnos a cenar con Pivo, paramos en un snack de comida rápida de la cadena cubana “El rápido” y nos comimos unas pizzas por 7 CUC cada una mientras charlábamos con otros Cubanos que estaban allí cenando. En el Hostal Casa Las Palmas nos habían recomendado cenar en la zona del Palacio de Valle y punta Gorda, pero no llegamos hasta allí porque estaba algo lejos, aunque imaginamos que será una zona recomendable ya que por nuestra experiencia los cubanos no se equivocaban en cuanto a recomendaciones se refiere.

Nos fuimos agotados a dormir (bueno a darnos nuestro baño de espuma ) y a descansar para el día siguiente que visitaríamos las Cascadas del Nicho y Trinidad, aventura que os contaremos en el siguiente post.