Memorial Ernesto Che Guevara

Santa Clara

Día 9: SANTA CLARA Y PLAYA LAS TERRAZAS EN CAYO SANTA MARÍA

 

El planning para hoy era visitar Santa Clara por la mañana, y volver al Cayo de Santa María por la tarde para conocer la otra playa pública, la playa Las Terrazas.

Aunque nos despertamos todavía con el estómago lleno por la cena del día anterior, desayunamos fuerte igualmente ya que todo tenía una pinta increíble en el desayuno del Hostal.

 

Desayuno en Hostal Yayo El Pescador
Desayuno en Hostal Yayo El Pescador

 

La ruta en coche hasta Santa Clara desde Caibarien es de 50 minutos, y como en toda ruta por carretera en Cuba, vimos cientos de carteles ensalzando la revolución.

 

Valla recordando el triunfo de la revolución el 26 de Julio
Valla recordando el triunfo de la revolución el 26 de Julio en la carretera de camino a Santa Clara

 

Santa Clara es la capital de la provincia de Villa Clara, y aunque no teníamos claro cuando preparamos nuestro viaje a Cuba de si la visitaríamos o no, ahora podemos decir que merece la pena la visita ya que es una ciudad que tiene mucha historia y  un ambiente académico y muy juvenil ya que posee la segunda universidad más importante del país después de la de La Habana. La ciudad se autoproclama como “Ciudad Liberal”, y esconde una energía que abarca parte del ocio nocturno más eléctrico fuera de La Habana, incluyendo conciertos improvisados o espectáculos de drag Queens o heavy metal.

El 6 de Enero se celebra en Santa Clara el triunfo de la revolución ya que fue un 6 de Enero de 1959 cuando tuvo lugar la entrada de Fidel Castro en la ciudad en su paso hacia la Habana tras la Batalla de Santa Clara, cuando la capital provincial fue tomada militarmente por el comandante Ernesto Che Guevara en diciembre de 1958.

Como estábamos en dicha fecha, pudimos ver el desfile y escuchar la reproducción del discurso que Fidel Castro dio en un día como ese en 1959 al pueblo de Santa Clara.

 

Niños preparados para el desfile con banderitas de Cuba
Niños preparados para el desfile con banderitas de Cuba

 

Niños formando una fila para ver el paso del desfile
Niños formando una fila para ver el paso del desfile

Además, ese día coincidía con el día en que los niños de tercer grado pasan a cuarto grado en la escuela y cambian el color de su pañoleta, elemento que identifica a los niños cubanos y cuya simbología representa la niñez. De primer a tercer grado los niños utilizan una pañoleta azul, y de cuarto a sexto grado una pañoleta roja. El cambio de este atributo es un acontecimiento muy importante donde los niños de tercer grado con pañoleta azul reciben de los niños de sexto grado su pañoleta roja, todo un orgullo para alumnos, profesores y familiares.

 

Los niños con sus pañoletas frente a la Biblioteca Nacional
Los niños con sus pañoletas frente a la Biblioteca Nacional

 

La plaza principal de Santa Clara, el Parque Leoncio Vidal, estaba atestada de gente esa mañana debido a los 2 acontecimientos anteriores, lo que no impidió que turisteásemos por esta bella capital con facilidad.

Nosotros pasamos solamente una mañana en Santa Clara, pero la ciudad tiene montones de lugares con relevancia histórica por lo que bien se podría pasar un día completo en ella. Recomendamos visitar los siguientes puntos en Santa Clara con perro:

  • Parque Leoncio Vidal: ubicado en el casco histórico de Santa Clara, es el centro neurálgico de la ciudad y uno de los lugares más populares y visitados por los santaclareños, en especial por los jóvenes. Se conserva en este parque una Glorieta de 1911 donde se realizan las actuaciones de la Banda municipal de música.

 

Vista general del parque Leoncio Vidal
Vista general del parque Leoncio Vidal

 

Emisora de radio y Hotel Santa Clara Libre
Emisora de radio y Hotel Santa Clara Libre

 

El parque está lleno de zonas verdes con arboleda, y paseando podemos observar la Fuente de El Niño de la Bota Infortunada, la escultura en bronce de la patriota y benefactora de Santa Clara Marta Abreu que rinde homenaje a ella y a su esposo Luis Estévez, un busto del Coronel Leoncio Vidal y una réplica de madera de la Torre Eiffel de París.

 

Fuente,obelisco y glorieta en el parque Leoncio Vidal
Fuente,obelisco y glorieta en el parque Leoncio Vidal

 

Además, en los alrededores del parque se pueden ver diversos edificios como el Teatro La Caridad, la casa de cultura Juan Marinello, el palacio municipal o la emisora de radio CMHW.

 

 

 casa de cultura Juan Marinello
Casa de cultura Juan Marinello

 

Teatro La Caridad en el parque Leoncio Vidal
Teatro La Caridad

En este parque conocimos a María Pérez Torres, amante de los perros y defensora de los mismos en la ciudad de Santa Clara a través de una protectora. Nos contó los pocos recursos de los que disponían en Cuba para mantener a los perros callejeros en buen estado, y que muchos de ellos acababan siendo sacrificados bajo orden municipal.

 

María con Pico en el parque Leoncio Vidal
María Pérez Torres con Pivo en el parque Leoncio Vidal con la Glorieta al fondo
  • Parque del tren blindado: se encuentra en una elevación de terreno natural, el monte Capiro, desde donde se tienen vistas de la ciudad de Santa Clara.
  • Plaza de la Iglesia del Carmen: La ciudad de Santa Clara fue fundada en 1689 por varias familias a las que se les recuerda en un monumento formado por columnas situado en esta plaza. La iglesia que aquí se encuentra es la más antigua de Santa Clara.
  • Catedral de Santa Clara
  • Memorial Ernesto Che Guevara: dejamos para el final el punto más importante de Santa Clara a nuestro parecer. Para llegar a él nosotros fuimos en taxi con Jimmy desde el centro de Santa Clara, pero podría irse caminando ya que está a 20 minutos de distancia. En este complejo descansan los restos del guerrillero Ernesto Che Guevara desde 1997, y en él se sitúa la Plaza Che Guevara con su tribuna y una escultura de bronce del comandante de 6 metros de altura situada sobre un pedestal cubierto de piedra y mármol verde olivo que representa la entrada victoriosa a Santa Clara.

 

Monumento al general Ernesto Che Guevara
Monumento al general Ernesto Che Guevara

 

Plaza del mausoleo de El Che
Plaza del mausoleo de El Che

En la planta baja del Memorial Ernesto Che Guevara se encuentra el Museo donde se muestran las diferentes etapas de la vida de Ernesto Che Guevara y el mausoleo con los restos de 17 combatientes que murieron en la revolución Boliviana, entre ellos el Che, hallados en Bolivia en 1997. Fue Fidel Castro quien decidió conservarlos a todos en el Memorial de Santa Clara. Nosotros no accedimos a verlo ya que la cola de gente era enorme e implicaba horas de espera, por lo que no sabemos si Pivo hubiese podido entrar.

 

Memorial Ernesto Che Guevara
Memorial Ernesto Che Guevara

Dejamos Santa Clara y volvimos hacia Caibarien, desde donde volvimos a pasar por el pedraplen para acceder al Cayo de Santa María, esta vez con los pasaportes .

Intentamos hacer una parada en la Playa Las Salinas en Cayo Las Brujas, el primer Cayo que se encuentra uno en el pedraplen hacia Cayo Santa María, pero la carretera lateral del aeropuerto que es el acceso a dicha playa, estaba cortada por obras, por lo que la única forma de acceder era a través del hotel Villas Las Brujas que no permitía perros . Nos quedamos sin ver esta playa, pero imagino que sería preciosa ya que nos la habían recomendado en el Hostal de Caibarien.

Y llegamos a la playa Las Terrazas. Se trata de la segunda playa del Cayo Santa María a la que se puede acceder sin estar alojado en un hotel y a donde acuden los cubanos de a pie. La playa está al lado de la zona comercial “Las terrazas del atardecer” donde podréis encontrar multitud de tiendas y restaurantes con terraza donde comer con perro sin problema. La playa confluye en la zona de playa del hotel Ocean Casa del Mar, que, aunque el hotel no admite mascotas en el alojamiento, al ser una playa pública los perros pueden estar en ella sin problema, por lo que nos la recorrimos entera mientras los huéspedes del hotel no paraban de saludar a Pivo y sacarle miles de fotos.

 

Pivo paseando por playa Las Terrazas
Pivo paseando por playa Las Terrazas

 

La playa Las Terrazas dispone de hamacas blancas sencillas gratuitas con parasoles donde relajarse.

 

Relajados en las hamacas
Relajados en las hamacas

 

Justo en la entrada de la playa hay un bar circular donde se puede adquirir cualquier tipo de cóctel, tanto para tomar allí como para llevarse a la playa.

 

Mojitos en Playa Las Terrazas
Mojitos en Playa Las Terrazas

Pasamos en esta playa el resto de la tarde y volvimos al Hostal Yayo Pescador donde también habíamos reservado para cenar esa noche tras el éxito de la noche previa. Otra vez, un diez a la comida y a la tranquilidad de esa terraza.

 

Cena en Hostal Yayo
Cena en Hostal Yayo

Fuimos a pasear por el malecón de Caibarien para hacer la digestión de la cena y nos fuimos a dormir pensando en nuestra próxima y última parada del viaje a Cuba, Varadero, donde pasaríamos las 3 noches siguientes. Os lo contaremos en el siguiente Post.

Si te ha gustado compártelo para que otros perros puedan vivir esta aventura 🙂

 

Cayo Santa María

Día 8: PLAYA LAS GAVIOTAS EN CAYO SANTA MARÍA

Tras haber pasado la noche en el Hotel Brisas del Mar , donde no aceptaban mascotas, nos vino a recoger Jimmy, nuestro taxista,  y antes de visitar el Cayo nos dirigimos al Hostal el Marino  para desayunar y tratar con su dueño Osmani el tema del alojamiento para las próximas 2 noches en Caibarien (leer aquí el post de Nicho y Trinidad donde explicamos que perdimos el alojamiento por no avisar con antelación).

Caibarién es un pueblo con tradición de pesca, y el Hostal el Marino está pegado al mar, por lo que el desayuno con aires de brisa fresca frente al muelle de pescadores, nos sentó fenomenal.

Además de ser realmente muy bueno el desayuno del Hostal, las instalaciones estaban impecables y el trato fue muy bueno, por lo que nos dio mucha pena no poder quedarnos ahí alojados según lo previsto.

 

Terraza Hostal El Marino
Terraza Hostal El Marino

 

Desayuno Hostal El Marino
Desayuno Hostal El Marino

Amantes de los animales, Osmani y su familia tenían varios perros de mascotas, tortugas que rescata y mantiene en un estanque alimentándolas hasta que son suficientemente grandes para devolverlas al mar, y un caballo, por lo que Pivo estaba encantado en este ambiente.

 

Pivo observa a las tortugas marinas rescatadas
Pivo observa a las tortugas marinas rescatadas por Osmani

 

Y Osmani de nuevo nos localizó alojamiento en el centro de Caibarién para pasar las 2 siguientes noches. El Hostal Yayo el Pescador sería nuestra estancia, y aunque la habitación era más sencilla que la del Hostal el Marino, tuvimos una agradable estadía. Lo mejor, la amplia terraza donde desayunaríamos y cenaríamos y donde Pivo podía estar en libertad.

 

Habitación Hostal Yayo El Pescador
Habitación Hostal Yayo El Pescador

 

Dejamos las maletas en la habitación, hicimos la mochila para la playa y salimos con Jimmy dirección el Cayo de Santa María. En el Hostal Yayo había una pareja de Franceses que dejaba el alojamiento y se dirigía al Cayo a pasar unos días en un resort. Como no tenían medio para llegar, se vinieron con nosotros en el taxi de Jimmy. Y menos mal que venían con nosotros porque para acceder al Cayo hay un control policial donde nos pidieron el pasaporte para acceder. Nosotros no lo llevábamos encima, error, pero como la pareja Francesa si lo llevaban nos dejaron pasar. Así que recordad llevar el pasaporte encima si algún día decidís viajar aquí.

La ruta desde Caibarien al Cayo de Santa María es una auténtica preciosidad que incluye atravesar un pedraplen, en este caso el más largo del mundo con 48 Km de largo. Un pedraplen es una autopista hecha de rocas vertidas  directamente en el mar que hace que parezca que uno va navegando en lugar de viajando en coche. En la actualidad se están construyendo muchos puentes a lo largo del pedraplen que va al Cayo Santa María para facilitar el fluir de las mareas. Las vistas del mar que se divisan desde él son espectaculares, incluyendo una variada vegetación de fondo.

 

Atardecer desde el pedraplen de Cayo Santa María
Atardecer desde el pedraplen de Cayo Santa María

 

Los Cayos, para los que no lo sepáis, son islas arenosas con manglares. El Cayo de Santa María es el islote más grande de Cuba y está ubicado en el archipiélago de los Jardines del Rey, que incluyen también el Cayo de las Brujas y Cayo Ensenachos. Para llegar al Cayo Santa María recorrimos el pedraplen completo durante 1 hora aproximadamente pasando por los otros cayos y disfrutando del maravilloso recorrido antes de llegar a la Playa de Las Gaviotas, donde pasaríamos todo el día de relax. Esta playa es una de las 2 playas a las que se puede acceder en el Cayo de Santa María sin estar alojado en un hotel. Es una zona protegida, y debido a que se encuentra en un entorno natural y alejado de hoteles, es considerada una de las mejores playas del Cayo Santa María. A la entrada de la reserva hay una zona de control donde se pagan 4 CUC por persona para ayudar a mantener la zona, y dudábamos de si al ser zona protegida Pivo podría acceder o no, pero no nos pusieron ningún problema.

 

Entrada Refugio de Fauna playa las Gaviotas
Entrada Refugio de Fauna playa las Gaviotas

 

Inicio sendero a playa Las Gaviotas
Inicio sendero a playa Las Gaviotas

 

Para acceder a la Playa de las Gaviotas desde el puesto de control, hay que recorrer una ruta andando de unos 10-15 minutos por la que discurre un sendero entre árboles y demás vegetación.

 

Sendero playa Las Gaviotas
Sendero playa Las Gaviotas

En el tramo final tendréis que cruzar una pasarela de madera sobre una laguna antes de encontraros con las dunas que preceden a la playa.

 

Pasarela sobre la Laguna La Huella del Mar
Pasarela sobre la Laguna La Huella del Mar

 

¡Y qué maravilla el acceso a la playa! Divisar esa agua color azul turquesa al fondo con esa arena fina y blanca es un privilegio, nos sentimos realmente afortunados por poder vivir ese paraíso de ensueño con nuestro perro Pivo.

 

Vista de la playa Las Gaviotas
Vista de la playa Las Gaviotas

 

A lo largo de la playa hay unas especies de cabañas gratuitas donde puedes dejar tus pertenencias y estar a la sombra entre baño y baño, al menos eso es lo que hacía Pivo 🙂

 

Vista de la playa Las Gaviotas
Cabañas gratuitas en playa Las Gaviotas

 

Pasamos un día genial en el que hacía una temperatura excelente, tanto dentro del agua como fuera de ella. Además, la zona es increíble para practicar snorkel por sus arrecifes de coral, lo que completa el día y lo convierte en inmejorable.

Solo había un problema, y es que solamente habíamos llevado agua para Pivo y allí no se divisaba ningún lugar donde poder comer o beber algo fresco. Menos mal que vimos a unos chicos con unos mojitos en la mano, preguntamos donde los habían conseguido, y resultó que al final de la playa bordeando la curva había un hotel a donde podíamos dirigirnos. Fuimos dando un paseo hasta allí, y a pesar de que al no estar alojados no podían servirnos comida ya que este resort tiene convenio todo incluido, para el tema de la bebida el camarero no nos puso problema y ¡¡¡por 5 CUC cada uno tuvimos barra libre todo el día!!!!! Y entre mojitos, caipiriñas y piñas colada, aparcamos el hambre y disfrutamos del día en ese entorno de ensueño. Estábamos en una playa espectacular en Cuba con nuestro perro y bebida, no podíamos pedir más.

 

Mojito en playa Las Gaviotas, Cayo Santa María
Mojito en Cayo Santa María

 

Playa las Gaviotas, Cayo Santa María
Playa las Gaviotas, Cayo Santa María

 

Un consejo, si continuáis caminando pasando el hotel, llegaréis a la siguiente playa, la Playa Perla Blanca, que aunque más abarrotada por los huéspedes del hotel, bien merece una visita por su vista espectacular.

 

Pivo corriendo en la playa del Cayo Santa María
Pivo corriendo en la playa del Cayo Santa María

 

Lo mejor de todo es que esa noche habíamos reservado en el hostal una cena con marisco y pescado ya que era la noche de Reyes, una noche especial muy celebrada en España y queríamos celebrarlo igualmente en la distancia. Comimos como reyes, nunca mejor dicho, con la mariscada que nos preparó nuestro hospedador por tan solo 25 CUC. Todo buenísimo, de calidad y en excesiva cantidad, con unas cervecitas bien frescas, ideal para terminar el día.

 

Cena en Hostal Yayo El Pescador
Cena en Hostal Yayo El Pescador

En el siguiente post os contaremos nuestra visita mañanera a Santa Clara y nuestra tarde de relax en otra playa del Cayo de Santa María.Si os a gustado no olvidéis valorar el post o dejar un comentario para consultar.

El Nicho y Trinidad

DÍA 7: EL NICHO Y TRINIDAD

EL NICHO

Fue maravilloso despertar en Cienfuegos con el espectacular desayuno del Hostal Casa Las Palmas . Todo casero y en abundancia, nos pusimos las botas mientras Pivo correteaba por la terraza.

 

Desayuno Hostal Casa Las Palmas, Cienfuegos, Cuba
Desayuno Hostal Casa Las Palmas

 

Terraza frontal Hostal Casa Las Palmas, Cienfuegos, Cuba
Terraza frontal Hostal Casa Las Palmas

 

Teníamos un planning simple para el día de hoy que consistía en visitar las cascadas del Nicho, luego conducir hasta Trinidad para ver esta importante ciudad colonial y dirigirnos hacia el atardecer a Caibarien donde pasaríamos las 3 próximas noches para visitar el Cayo de Santa María.

El Nicho está ubicado a 1 hora y cuarto en coche de Cienfuegos y forma parte del parque Natural Topes de Collantes. Desconocíamos si Pivo podría acceder al parque o no, pero decidimos probar suerte igualmente. La ruta en coche consiste en una carretera de montaña con fuertes pendientes de subidas y bajadas. Jimmy no estaba seguro de si su coche soportaría dichas pendientes, pero como él nunca había visitado este parque y tenía muchas ganas de conocerlo, accedió a conducir hasta allí. Y que mala suerte que a unos minutos de la entrada del parque el coche perdió fuerza en una de las subidas finales y no fue capaz de retomar la marcha. Solicitamos ayuda a varios Cubanos que pasaban por allí, que como siempre están dispuestos a ayudar a un compatriota, y a pesar de los esfuerzos por empujar el coche e intentar arrancarlo no fuimos capaces de subir dicha pendiente.

 

Jimmy analizando la avería camino de las cascadas del Nicho
Jimmy analizando la avería bajo el coche

 

Ahí se dieron cuenta de que el problema estaba en el embrague del coche y que era necesario cambiarlo, por lo que lo que hicimos fue lo siguiente: enganchamos el coche de Jimmy a uno de los coches de otro cubano y nos llevó hasta la entrada del parque. Como la pieza de repuesto solamente era posible conseguirla en Cienfuegos, a más de 1 h de allí, a Jimmy lo llevaría un cubano en su coche a comprar el embrague mientras nosotros nos quedábamos visitando el parque de las cascadas del Nicho.

¡Y qué maravilla de parque donde las mascotas estaban permitidas ! El coste de la entrada es de 5 CUC por persona, los perros no pagan.

 

Entrada al parque del Nicho, Sendero Reino de las aguas
Entrada al parque del Nicho, Sendero Reino de las aguas

 

Hay una ruta circular bien señalizada de 1.5 Km que discurre por una senda natural en la que se va pasando por distintas cascadas.

 

Sendero reino de las aguas, El Nicho
Sendero reino de las aguas

La primera parada es en la Poceta de los enamorados, una laguna de un agua azul turquesa intenso, donde hay unas pequeñas cascadas y donde está permitido el baño.

 

Pivo en la Poceta de los Enamorados, cascadas del Nicho
Pivo en la Poceta de los Enamorados

 

Unos metros después de esta poza llegamos a la cascada más importante del parque: la cascada del Nicho. Además de ser la cascada más alta, y con un mayor caudal de agua, es también la cascada que está ubicada en un entorno más bonito, lo que hace que sea el punto principal de la atracción. También está permitido el baño en ella y se puede subir hasta la parte más alta escalando las rocas para ver la cascada desde su propio interior, por lo que pasamos unas horas muy agradables disfrutando de esta maravilla de la naturaleza.

 

Cascada principal del Nicho
Cascada principal del Nicho

 

Poza lateral de la cascada principal, Cascadas del Nicho
Poza lateral de la cascada principal del Nicho

 

Tras nuestro baño, continuamos la ruta por el parque pasando por distintos puentes y otras lagunas preciosas con sus respectivas cascadas como la poceta de Cristal.

 

Camino a la Poceta de Cristal, Cascadas del Nicho
Camino a la Poceta de Cristal

 

Poceta de Cristal, Cascadas del Nicho
Poceta de Cristal

 

Al final del camino circular, antes de retornar a la entrada, hay un mirador con unas vistas espectaculares de la sierra del Escambray, donde nos relajamos un poco.

 

Vistas desde el mirador Hanabanilla, Cascadas del Nicho
Vistas desde el mirador Hanabanilla

 

Volvimos al inicio del parque y salimos para ver cómo iba Jimmy con el tema del arreglo del coche. Como todavía tenía para largo ya que estaba en proceso de desmontar el coche para cambiar el embrague, y era casi la hora de comer, decidimos volver a entrar en el parque donde había un restaurante justo en la entrada. El personal de la taquilla no nos puso problema para volver a entrar, aunque no teníamos entradas, digamos que no les costó mucho acordarse de Pivo, era el único perro en el parque ese día . Y entre mojitos a ritmo cubano con música en directo, tuvimos una agradable comida en el restaurante Los Helechos. Como sabíamos que teníamos tiempo de sobra, aprovechamos para relajarnos y tomarnos unos cócteles, ¡¡¡¡estábamos en Cuba!!!!

 

Restaurante Los Helechos, Cascadas del Nicho
Restaurante Los Helechos

 

Cócteles en restaurante Los Helechos, Cascadas del Nicho
Cócteles en restaurante Los Helechos

 

Regresamos al coche y Jimmy estaba todavía finalizando los trabajos de mecánica con ayuda de otros cubanos. Pivo mientras tanto jugaba en la explanada que allí había con otros perros, él sí aprovecha cada momento al límite, jajaja.

 

Reparación en el aparcamiento del parque, Cascadas del Nicho
Reparación en el aparcamiento del parque

La parte negativa de esto es que todavía teníamos 1 hora y media de coche hasta Trinidad, por lo que al tener que dormir esa noche en Caibarien (otras 2 horas de coche desde Trinidad), solamente podríamos estar un par de horas en Trinidad, lo que implicaba no poder disfrutar profundamente de esta ciudad.

 

TRINIDAD

Llegamos a Trinidad y aparcamos en el centro de la ciudad con mucha suerte, y Jimmy se vino con nosotros para guiarnos un poco mejor y así poder verlo todo en el poco tiempo del que disponíamos.

Trinidad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, es una de las ciudades que más nos ha gustado de Cuba. Es una ciudad-museo con un gran patrimonio arquitectónico colonial de los siglos XVIII y XIX, con edificios de variado colorido y con calles adoquinadas ideales para pasear con perro. Tras nuestra visita a Trinidad, nuestra recomendación es pasar un día completo en ella e incluso dormir ahí ya que existen multitud de casas particulares que admiten mascotas y los Trinitarios son muy amables y cariñosos con los perros.

 

Plaza Mayor de Trinidad
Plaza Mayor de Trinidad

 

De entre tantos edificios coloniales, palacetes, plazas e iglesias, destacamos los siguientes puntos para visitar en Trinidad con perro:

  • Plaza Mayor: Es el centro neurálgico de la ciudad donde podemos ver los edificios coloniales más bellos, entre ellos la Iglesia Mayor de la Santísima Trinidad y la Torre del Campanario del Convento de San Francisco, símbolo de Trinidad por excelencia. En esta plaza se localiza también la estatua de Terpsícore, musa de la danza y la música.

 

Vista del campanario de Convento de San Francisco
Vista del campanario de Convento de San Francisco

 

Iglesia de la Santísima trinidad y campanario de fondo
Iglesia de la Santísima trinidad y campanario de fondo

 

  • Palacio Brunet: situado en pleno casco histórico de Trinidad, en un lateral de la Plaza Mayor. Alberga el museo romántico.
  • Plazuela las Tres Palmitas
  • Plaza de Santa Ana con su Iglesia del mismo nombre que se encuentra actualmente en ruinas conservando solo su tejado.
  • Escalinata de la casa de la música: por las noches, estas escaleras se llenan de gente preparada para escuchar música en directo.

 

Escalinata de la Casa de La Música junto a la iglesia de la Santísima Trinidad
Escalinata de la Casa de La Música

 

Concierto en la escalinata de la Casa de La Música
Concierto en la escalinata de la Casa de La Música
  • Recomendamos también probar la bebida típica de Trinidad, la canchánchara, una mezcla de aguardiente, miel, zumo de limón y hielo, que nosotros tomamos mientras escuchábamos a los músicos de la escalinata.

 

Lista de cócteles por las calles de Trinidad
Lista de cócteles por las calles de Trinidad

 

Entre que empezaba a bajar el sol y la falta de tiempo que teníamos, hizo que dispongamos de pocas fotos de esta ciudad, lo que no quita que la recomendemos 100% en un viaje a Cuba con perro.

 

Calle de Trinidad
Calle de Trinidad

 

Puesta de sol en Trinidad
Puesta de sol en Trinidad

 

Cenamos algo en un puesto callejero y volvimos a retomar la ruta en coche hacia nuestro próximo destino, Caibarién, donde teníamos reservado el Hostal El Marino . Y error por nuestra parte por olvidamos llamar a nuestro hospedador Osmani e indicar que llegaríamos a las 20.00 h . El ckeck in en el hotel es hasta las 4.00 p.m, y habíamos concretado en la reserva con Osmani que llegaríamos a las 6 p.m. Nos había indicado claramente que si llegásemos más tarde de esa hora debíamos llamar para avisarle, y entre la avería del coche, nuestro olvido de llamar al Hostal y que nos habíamos quedado sin batería en los móviles para ser localizados, llegamos al alojamiento a las 8 p.m. y se lo había alquilado ya a otros turistas . A pesar de esto, nos buscó para esa noche un alojamiento en un hotel de Caibarien, el Hotel Brisas del mar , y quedamos para desayunar al día siguiente en el Hostal y organizarnos. El Hotel Brisas del mar no admite mascotas, pero nos permitieron a modo de excepción dormir allí esa noche con Pivo, siempre y cuando lo llevásemos en trasportín para entrar y salir del hotel al pasar por las zonas comunes. La verdad es que no nos sentimos cómodos con la situación, pero también es cierto que el hotel estaba muy bien (probablemente mejor que el Hostal) y Osmani nos había hecho un “favor” increíble.

 

Amanecer desde la ventana de la habitación del Hotel Brisas del Mar
Amanecer desde la ventana de la habitación del Hotel Brisas del Mar

 

Dimos un paseo por la playa donde estaba ubicado el hotel y nos fuimos a dormir tras un día con múltiples incidentes. Menos mal que al día siguiente nos esperaba un paraíso en Cayo Santa María que os contaremos en el siguiente post. Si os a gustado no olvidéis valorar este post o dejar un comentario si teneis alguna duda o pregunta.